A lo grande. Como para que la primera victoria en "La Máxima" de Werner sea aún más especial, se dio el lujo de consagrarse en la primer prueba que contó con público en las tribunas.

La postal en el "Circuito San Juan-Villicum" era de las que más se extrañaban. Las coloridas tribunas del trazado albardonero recibieron nuevamente a fanáticos (4.000) por primera vez en un año que quedará para la historia debido a la pandemia por coronavirus y fueron testigo de la revancha de Mariano Werner. El piloto entrerriano de Ford logró consagrarse en la Copa de Oro del Turismo Carretera que tuvo al "Gran Premio Coronación" bajando el telón por primera vez en la historia en San Juan. El piloto de Ford culminó quinto en la 11ra y última fecha que tuvo como dueño cómodo al arrecifeño Agustín Canapino, quien precisamente había sido el verdugo de Werner hace una década atrás. Es que en el 2010, Werner tuvo el título del TC al alcance de sus manos, fue quien sumó la mayor cantidad de puntos en la Copa de Oro, pero como no pudo conseguir el triunfo que es el requisito necesario para ser campeón, se quedó sin una corona que precisamente se alzó Canapino aquella vez.

Como la fecha ayer repartía puntaje y medio se sabía de antemano que la lucha estaría entre los primeros seis que lideraban en ese momento el campeonato. Juan Pablo Gianini, dueño de la pole del sábado fue eficaz en la largada: supo cómo neutralizar los intentos de sobrepaso del Chevrolet de Gastón Mazzacane y después estiró su ventaja en el liderazgo de la prueba. Canapino, en tanto, mostró una imagen diferente a la de hace una semana cuando tuvo problemas en el motor de su vehículo donde liquidó sus chances de campeonar y ayer volvió a ratificar su buen funcionamiento y nunca dejó alguna chance posible para ser superado. El arrecifeño, con el Chevrolet de su propia estructura, exprimió todo su potencial y ganó la serie. Detrás de Canapino, el líder Werner defendió el segundo puesto ante la embestida del marplatense Christian Ledesma (Chevrolet).

En la largada de la tercera serie, Mauricio Lambiris (Ford) supo cómo arrebatarle el primer puesto a Jonatan Castellano (Dodge) y edificar un gran rendimiento que le permitió ganar la batería que fue la más lenta de las tres. Detrás de Castellano, que también llegaba con chances en la pelea por la corona, culminaron Julián Santero (Ford); Emanuel Moriatis (Ford) y Josito Di Palma (Ford).

La final fue apasionante. Werner sabía que la mente fría a la hora de correr le daría resultados. Completando en el top ten se coronaría sin la obligación de tener la calculadora en mano, es por eso que edificó su victoria con inteligencia, corriendo sin presiones para no perder puestos ni poner el título en peligro. El piloto de Ford era el gran candidato con tres victorias en su haber y en ese contexto, evitó los conflictos y no entró en el juego de Mazzacane cuando el platense -también candidato- le ganó la posición. Conciente de que el resultado le alcanzaba para ser campeón, Werner mantuvo su ubicación y se hizo fuerte ante los últimos intentos de Castellano, quien necesitaba ganar con su Dodge pero terminó segundo.

También terminó con las ilusiones de Mazzacane, quien completó el podio, y de Juan Cruz Benvenuti, quien venía como su escolta en la Copa de Oro y concluyó noveno con su Torino.

A Werner, que este año sumó tres victorias y seis podios, esta vez no se le escapó. En San Juan y con banderas de Ford flameando en las tribunas que hasta el sábado lucían vacías, se dio el lujo de consagrarse en el coqueto trazado albardonero culminando en el 5to lugar detrás de Canapino quien se quedó con la última victoria. El Ford #3 gambeteó a todos y terminó marcando el gol del triunfo en el Villicum alzandose con la Copa "Diego Armando Maradona" y dandole a Ford una corona después de cinco años.

  • El campeón y su lucha por el título

Werner venía peleando por el título en el TC. Fue segundo en la Copa de Oro de 2013, y tercero en los playoffs de 2016 y 2019. El flamante campeón nació el 28 de diciembre de 1988 en Paraná, y en 1996 comenzó a competir en la escuela de karting de su ciudad, y obtuvo varios títulos en las distintas clases de las pequeñas máquinas. Fue bicampeón en la Fórmula Renault, conocida como "fábrica de talentos" en 2005 y 2006, y también fue monarca del TC Pista en 2007, subcampeón de TC en 2017, y campeón de la Clase 3 de Turismo Nacional ese mismo año. En los últimos años luchó por el campeonato de TC en varias circunstancias, pero siempre se le negó por distintos motivos, pero tras el parate por la pandemia, se fortaleció con el Ford del equipo Memo Corse. "Estoy enormemente feliz, porque en un año difícil, pudimos tener un año fantástico. Hace 13 años que lo vengo buscando, con algunos errores míos grosos, y otros no tantos, pero por suerte podemos festejar", indicó.

AYRTON AL TC

En la categoría telonera del TC, la competencia también fue apasionante y también tuvo a un piloto de Entre Ríos en lo más alto el podio. En la segunda posición terminó Santiago Álvarez, con un Dodge y Martín Vázquez, con una unidad de esa misma marca, finalizó tercero y completó el podio.