Una mujer descubrió el horrible secreto y la supuesta doble vida que aparentemente llevaba una nena de sólo 11 años, quien a escondidas, supuestamente, subía fotos prohibidas y ofrecía sexo a cambio de 100 pesos a través de su cuenta de Facebook. El hecho fue denunciado en la Policía y ayer mismo hicieron un procedimiento en la vivienda de la menor para trasladarla hasta un hogar del Estado mientras se investiga si realmente se prostituía y quién estaba detrás de todo esto.

El caso es manejado con mucho hermetismo en la Policía pero ya dieron intervención el Juzgado de Menores y la Dirección de la Niñez, Adolescente y Familia para dar contención a la menor, que quedó bajo custodia judicial. Según explicaron, la chica iba a ser sometida a exámenes médicos para conocer su estado de salud y establecer si fue abusada sexualmente.

Fuentes del caso revelaron que la niña de 11 años vive con una mujer que no es su madre, y que se hizo cargo de ella, en una vivienda de Marquesado, Rivadavia. Según explicaron, fue esa señora la que empezó a notar actitudes extrañas en la niña y entonces por curiosidad se le ocurrió escudriñar en su celular para ver en qué andaba.

Es así que después se espantó al descubrir que la menor, desde su cuenta de Facebook, publicaba fotos suyas desnuda o muy provocadoras y además ofrecía servicios sexuales a cambio de 100 pesos, reveló un investigador.

La mujer se aterró, de modo que recurrió a la Policía e hizo la denuncia relatando todo lo que había visto. Ayer por la tarde, con orden del Juzgado de Menores, los policías de la Comisaría del Menor realizaron una operativo en la casa de esta familia y se llevaron a la nena para ponerla a disposición de Dirección de la Niñez.

Anoche permanecía en un hogar del Estado, explicaron. Se supo que también secuestraron el teléfono móvil de la menor para peritarlo y examinar todo el material que contenía. Eso también permitiría conocer con quién tenía contactos.

 

Claves

1 Un médico legista iba a examinar a la menor para constatar su estado de salud y a la vez determinar si tuvo relaciones sexuales o fue víctima de abusos, según fuentes del caso.

2 Los peritos informáticos tendrán que analizar la memoria del celular de la menor y sus cuentas en las redes sociales para ver lo que realmente escribía, las imágenes que publicaba y sus contactos.

3 La declaración de la menor a través de Cámara Gesell, es crucial para saber qué hay de cierto en la denuncia, con quién se juntaba y si alguna persona mayor está detrás de todo esto.