El juez Martín Heredia Zaldo procesó por administración fraudulenta al ingeniero Joaquín Mulet en perjuicio de su sobrino Pablo Mulet.

La pésima relación entre dos hermanos por el manejo de una de las empresas más importantes de San Juan (Vicente y Joaquín Mulet, de "Mulet Construcciones Electromecánicas") terminó con demandas en la Justicia Civil y denuncias en la Justicia Penal, que ahora complican a uno de ellos: el juez Martín Heredia Zaldo (Cuarto Juzgado de Instrucción) procesó sin prisión preventiva al ingeniero Joaquín Mulet (63) y le ordenó un embargo de $4.000.000, porque consideró probado que echó por tierra un acuerdo con Pablo Mulet (hijo de Vicente) para manejar en forma conjunta la firma, y concretó una "administración fraudulenta" de los bienes y operaciones comerciales de "Mulet" en su favor y en favor de la empresa "Pedernal" que él creó y luego traspasó a sus hijos, dijeron fuentes judiciales.

En su resolución, el magistrado dictó falta de mérito a la contadora Silvana María Benavídez, porque no encontró suficientes evidencias para tenerla como cómplice de su patrón procesado, indicaron. Igual, sigue vinculada a la causa.

El juez dio por acreditado lo que había denunciado Pablo Mulet, cuando acusó a su tío de vaciar "Mulet" y usufructuar en su provecho los bienes, contratos y otras operaciones de esa firma sin tenerlo en cuenta (a pesar del acuerdo firmado el 25 de octubre de 2013), llegando al punto de prohibirle a él y a su padre el ingreso a la sede de la empresa.

Según la denuncia, el mayor perjuicio causado por su tío fue con el alquiler de maquinarias "Mulet" a "Pedernal" por 6.579.411 dólares en 35 meses, a contar desde el 1 de agosto de 2014.

Entre las maniobras irregulares que Pablo Mulet le atribuyó a su tío figuran, hacer figurar el pago de 12.000 pesos mensuales por maquinarias que ni siquiera ingresaron a las arcas de Mulet, cuando los costos eran mucho más elevados y de pago en dólares.

Hacerse pagar las recaudaciones por servicios de "Mulet", como la venta y distribución de gas. O pagar con dinero de "Mulet" a varios empleados de "Pedernal", según consta en el expediente.

El ingeniero procesado negó de plano haber cometido delito alguno y dio sus argumentos ante el magistrado, quien los calificó de contradictorios y los desechó en base a múltiples testimonios (de empleados o los de los interventores de la empresa), y también numerosos documentos, indicaron.

El procesamiento contra el ingeniero "Mulet" no está firme. Y todo indica que a través de sus abogados apelará a un tribunal superior para intentar revertir el fallo en su contra.


El procesamiento no está firme y todo indica que la defensa apelará a un tribunal superior