Daños totales. Los parientes de la familia Riveros recorren la vivienda, que terminó destruida. Las pérdidas fueron totales, dijo la Policía.

 

Una familia de Rivadavia viajó a Mendoza para acompañar a uno de sus integrantes en un tratamiento médico y tuvo la mala suerte que durante su ausencia se les quemó la casa. Todo fue por una falla eléctrica. El fuego destruyó la vivienda, que encima era prestada. Perdieron desde los electrodomésticos hasta la ropa.

El siniestro se desató ayer minutos antes de las 15 en una antigua vivienda de adobe y techo de caña situada en la calle Napoleón Borini al 1434 en Villa Leruti, en Rivadavia. Héctor Riveros, su mujer Flavia Castro y tres hijos no estaban en casa porque se encuentran en Mendoza: la razón principal es que Flavia tiene que hacerse un biopsia y continuar con un tratamiento, contó Nely, la mamá de Riveros. Y de paso iban a aprovechar para estar en el cumpleaños de un familiar.

Flavia Castro y sus dos nenas habían viajado a mitad de semana a la vecina provincia. Ayer en la mañana lo hizo Riveros junto a su hijo más chico. Por eso no había nadie en la siesta cuando se produjo un cortocircuito, aparentemente en uno de los dormitorios, indicó la Policía. Creen que el fuego llegó a un colchón y después se propagó por toda la habitación y el resto de la casa.

Nely de Riveros contó que se quemaron los dos dormitorios, la cocina comedor y el baño, y con ello dos televisores, la heladera, otros electrodomésticos, numerosos muebles y hasta la ropa de la pareja y los chicos. "Vivían de prestado y perdieron todo. Mi hijo trabaja de repositor y es el único sostén del familia", contó la mujer mayor.