La moto Yamaha 125 cc que conducía el plomero Juan Carlos Mercado quedó muy dañada tras el impacto. Luego de chocar con la moto, el auto Chevrolet Corsa (abajo) que conducía el estudiante universitario Juan Manuel Olguín se estrelló contra un árbol.

Un fuerte choque entre un auto y una moto en un cruce de calles de Rawson terminó con los dos conductores gravemente heridos. Se trata del estudiante universitario de Contador Público Juan Manuel Olguín (18) y del plomero Juan Carlos Mercado (32), quienes anoche continuaban internados en Terapia Intensiva en el Hospital Rawson, dijeron fuentes policiales y familiares de los implicados.

Todo ocurrió en la madrugada de ayer, cerca de las 3.40, en el cruce de Cenobia Bustos y Las Vicentinas. Según comentaron desde su entorno, Olguín había estado en la casa de su abuela y regresaba en su auto Chevrolet Corsa a la suya, en el barrio Ceramista. Por su parte, Mercado había ido a visitar a su novia en su moto Yamaha 125 cc y también volvía a su vivienda, ubicada en la Villa Lerga. Pero ninguno llegó.

Según dijeron fuentes policiales, el motociclista circulaba de Oeste a Este por Cenobia Bustos, mientras que el conductor del auto lo hacía por Las Vicentinas rumbo al Norte. Todo indica que al llegar a la esquina ninguno frenó y el choque por poco no terminó en tragedia. Los pesquisas indicaron que ambos venían a alta velocidad, por lo que el impacto fue violento.

Mercado cayó pesadamente al asfalto y sufrió graves golpes en casi todo el cuerpo, sobre todo en la zona de la cabeza, pese a que llevaba casco. Además, su estado era delicado porque tenía comprometido un pulmón, indicaron familiares.

Pesquisas de la seccional 6ta recabaron pistas para esclarecer cómo ocurrió el hecho.


Respecto a Olguín, tampoco la sacó barata, pues tras chocar con la moto el auto siguió su recorrido y terminó estrellado contra un árbol, a un costado de la calzada. Los médicos del Hospital Rawson ayer lo operaron de un edema cerebral y su estado también era crítico.

Las familias de los heridos ayer aguardaban preocupados en el Hospital Rawson. "Estamos destrozados. Sólo pedimos que puedan salir adelante", dijo la madre de Olguín.