Reunión. El cuerpo deliberante de Angaco tendrá mañana una sesión ordinaria en la que definirán la suspensión y una denuncia penal contra el intendente.



Según indicó la mayoría de los concejales de Angaco, la sesión ordinaria de mañana será clave para el futuro del intendente José Castro. Es que, tras el escándalo por el supuesto uso de maquinarias y personal municipal en un terreno privado de Chimbas, los ediles coinciden en que los caminos a seguir son la suspensión del jefe comunal y radicar una denuncia penal por los hechos. Incluso, los consultados no descartan que la segunda movida se presente de manera conjunta y no de forma individual. Por otro lado, la suspensión sería por 30 días, aunque los detalles del procedimiento y el tiempo de la medida se definirán mañana en la sesión. En medio de la polémica, Castro removió al secretario de Planificación municipal, Walter Funes, quien era la autoridad a cargo de las movilidades comunales, y explicó en Radio Sarmiento que el maquinista se confundió y fue a hacer tareas a un lugar equivocado.

De los cinco miembros que tiene el Concejo Deliberante, cuatro se mostraron en sintonía con las medidas que encararán mañana. Estos son: Valeria Garay, presidente del cuerpo; el opositor José Risueño; Mario Pacheco y Alberto Fernández. La radical Sandra Escuela no respondió los llamados de este medio, pero sus pares indicaron que comparte la idea de avanzar con una suspensión y una denuncia penal.

Los ediles apuntaron que la movida tiene sustento por lo que ocurrió el sábado, pero también por los manejos de los recursos municipales por parte del jefe comunal y porque el Concejo Deliberante no tiene la información requerida de esos movimientos, dado que Castro no envía la documentación. Además, cuestionaron que el intendente haya hecho modificaciones del presupuesto sin notificar al Concejo, cuando está obligado a hacerlo. Por otro lado, indicaron que buscan que el municipio esté ordenado para el 10 de diciembre, momento en el que se producirá el cambio de mando entre Castro y el actual diputado Carlos Maza Pezé.

Angaco se rige por la ley Orgánica Municipal, norma que, según los ediles, los faculta para promover una suspensión del jefe comunal. Un artículo de esa ley dispone que el Concejo Deliberante tiene la atribución de "considerar la renuncia que hicieren del cargo sus miembros y el Intendente Municipal y disponer la suspensión en los casos de su competencia". Además, puede "juzgar la responsabilidad política de sus miembros y del Intendente, pudiendo removerlos por el voto de las dos terceras partes de la totalidad de sus miembros", aunque aclara que para el caso de la remoción, debe someter ese proceso a una consulta popular entre los vecinos del departamento (Ver claves).

Según indicaron los ediles, lo que se definirá mañana responde a una medida del Concejo que está por fuera de las decisiones que pueda tomar el intendente. Es más, Castro envió ayer una notificación al Deliberante confirmando que le aceptó la renuncia al secretario de Planificación y que promovió un sumario administrativo por los hechos. En Radio Sarmiento, Castro expresó que lo que ocurrió en un predio privado de Chimbas fue un error porque "la máquina se tenía que dirigir a la calle Oro de Angaco, pero el maquinista se confundió y fue a la calle Oro de Chimbas". Además, dijo que "el primer responsable es quién les habla y deberemos acatar las sanciones que sean necesarias. Pero acá hay una muy mala intención de alguien que termina arrastrando al resto", apuntando a Risueño.

El conflicto

Exposición

El sábado por la mañana, el edil José Risueño expuso en la Comisaría Nº 20 de Angaco que una retroexcavadora y empleados municipales estaban desarrollando tareas en un predio privado de Chimbas.

Diálogo

Tanto Risueño como el diputado Maza Pezé indicaron que hablaron con el operario de la retroexcavadora, quien les habría dicho que fue mandado por Castro a desarrollar tareas en ese predio y que lo hizo en otras ocasiones.

Emboscada

Castro negó que la máquina y el personal haya desempeñado tareas en el predio y que la movida de Risueño fue una "emboscada" para perjudicarlo con una exposición en la Policía y así apostar a su suspensión.

Camioneta

La presidente del Concejo dijo que en las imágenes aparece una camioneta en el predio que es la que usa el intendente. Castro reconoció que estuvo en el lugar, pero para advertirle al maquinista que el predio era el equivocado.

Número

Según los ediles, para promover la suspensión de Castro necesitan las dos terceras partes del Concejo, esto es, cuatro de los cinco miembros. En principio, todos están de acuerdo con la medida.


Segundo proceso
 

De llevarse adelante el planteo de suspensión contra el intendente, será la segunda vez que el Concejo intenta apartar a Castro. El año pasado, el legislativo le inició un juicio político por el uso del secadero municipal por parte de familiares de Castro, pero ese proceso no vio la luz porque los ediles dieron marcha atrás.