Evaluación. El contacto fue cara a cara entre los supermercadistas y los proveedores y a juzgar por los comentarios todos salieron satisfechos del encuentro.


Mesas repletas de folletos, carpetas con fotos, muestras de productos y listas de precios poblaron por casi 9 horas ayer el foyer norte del Auditorio Juan Victoria. Fue durante la Primera Ronda de Supermercadistas de San Juan en la que participaron empresarios del rubro de casi todo el país y proveedores locales ansiosos por llegar con sus productos a las góndolas de estos comercios.

El problema fue que la mayoría de los abastecedores no han implementado el sistema de códigos de barras a sus artículos y eso es un impedimento a la hora de avanzar en operaciones, pero desde la Cámara Sanjuanina de Supermercados y Autoservicios (Cassa) como desde el Gobierno local anticiparon que ya están trabajando para solucionar ese inconveniente. Como contrapartida, el comentario común entre los hombres de negocios fue la buena calidad, precios y presentación de la oferta local.

El código de barras es un sistema de identificación de los productos que permite, por un lado, un rápido control de stock y por el otro acelerar las operaciones en las cajas registradoras. Para solucionar el inconveniente de la falta de este sistema el Ministerio de la Producción incluso cuenta con líneas de crédito para instrumentarlo.

En total fueron unas 2.500 entrevistas entre representantes de 66 supermercados de 14provincias, como Mendoza, Catamarca, Córdoba, San Luis, Formosa, Entre Ríos, Santa Fe, Buenos Aires, CABA, Chaco, La Rioja, Santiago del Estero y de San Juan también, que hicieron contacto con unos 180 proveedores, de los cuales unos 60 fueron locales. Pertenecían a rubros tales como alimentos, bebidas, aceites, congelados, panificados, frutas, verduras, fideos, dulces, artículos de limpieza y también equipamiento para el sector, como equipos de frío, controladores fiscales, carros y software.

Uno de los requisitos que se les pedía a los participantes era llenar una encuesta en la que debían calificar la organización, la cantidad de entrevistas en las que se participó y si se cerraron negocios. Pero los datos recién serán procesados dentro de los próximos 15 días, de modo que no se pudo hacer una evaluación de la cantidad de operaciones cerradas. No obstante, por testimonio de algunos asistentes y de los propios organizadores se supo que se pudieron cerrar algunas ventas en dulces, frutas secas y aceite de oliva.

“El resultado ha sido altamente positivo”, evaluó Andrea López, vicepresidente de la Cassa. José Schena, de la Cámara Argentina de Supermercados, destacó el hecho que al acercar al proveedor con el supermercadista “se evita la intermediación y se obtiene un costo menor para poder comprar”.

La modalidad consistía en que en unas 80 mesas tomaban contacto los supermercadistas con los proveedores y si había interés común se podían cerrar operaciones o continuar la vinculación para intercambiar información. Varios de los asistentes coincidieron en que este tipo de encuentros sirven como la puerta de entrada para futuros negocios.


 

Las voces del sector

Alberto Beltrán - Fed. Arg. de Supermercados

“Hemos encontrado en San Juan un buen surtido de productos y cualquiera de ellos puede caber en la góndola de un supermercado, donde caben hasta 7.000 artículos”.


Benjamín Blanch - Buenos Días Supermercados

“Hay muchos productos interesantes y si bien la pelea de los precios no se define hoy hemos encontrado buenas opciones. Hay muchos artículos regionales muy bien presentados”.
 

Alejandro Ochoa - Aiello Supermercados

“Hay mucha variedad de productos con muy buena calidad de presentación. La intención es incorporar a nuestros supermercados en San Luis artículos locales, como los vinos”.