En medio de un extremo operativo de seguridad el represor Jorge Antonio Olivera llegó a  los tribunales Federales  después de ser recapturado en Buenos Aires, a poco más de tres años de su fuga.

 

La llegada de Olivera fue por demás ruidosa y hasta incluyó el corte momentáneo de calle Entre Ríos, entre Mitre e Ignacio de la Roza.

 


Aunque el militar no realizó declaraciones a la prensa,  se lo escuchó decir   a los efectivos “esto lo hacen para que me saquen fotos”.

 


El exmilitar será indagado en el Juzgado Federal Nº2 por la causa denominada “Farías”, la cual contempla los homicidios de militantes en supuestos enfrentamientos armados, revelaron fuentes judiciales.

 

Olivera además deberá prestar declaración indagatoria por la causa “Cevinelli”, que tiene que ver con la privación de la libertad y tormentos que sufrió Héctor Cevinelli.