Hace 2 años la producción de los personajes también fue en el Teatro del Bicentenario. En ese momento, las bolsas de cemento, el encofrado y los cascos de los obreros fueron parte de la escenografía. Esta vez, el lujo de lámparas italianas y el travertino de las escaleras hicieron que el mismo escenario luciera de una manera totalmente diferente. Es que el foyer del teatro, que en 2014 era sólo un montón de estructuras de hierro y cemento, esta vez dejó al descubierto el lujo del gigante de la cultura. 


El 2014 fue el año de los luchadores. De personajes sanjuaninos que remaron contra distintas enfermedades y otros obstáculos y pudieron salir adelante, mientras que esta vez los grandes logros fueron los que se destacaron. Y entre esos logros históricos está la finalización e inauguración del lujoso Bicentenario. 


Hace dos años, la foto de los luchadores se realizó en medio del ruido de la obra. Es que si bien la empresa constructora liberó parte de la colosal estructura para la producción de DIARIO DE CUYO, el trabajo de los obreros nunca se detuvo. Martillazos, maderas que cayeron en el suelo y las órdenes de los capataces musicalizaron ese momento. Además del sonido, el Sol también tuvo un papel protagónico hace dos años. Se coló por distintos rincones haciendo que la jornada fuera extremadamente calurosa. Esta vez, todo fue distinto, a pesar de que se usó el mismo escenario para la foto. Sólo se oyó el clic de las cámaras de fotos y algunas risas de los personajes, mientras que las estructuras color cemento y los andamios de 2014 se convirtieron en lujosas paredes pintadas de blanco.
 

2014 En e

sta producción se eligió como escenario al Teatro del Bicentenario porque era una de las obras en construcción más importantes de ese momento. Mientras que los protagonistas de ese año se destacaron por la lucha que emprendieron ante distintos obstáculos. Posaron en un sector de la obra que hoy es el foyer. Estuvieron de espaldas al escenario.  <

/figcaption>

2016 Este año el Teatro del Bicentenario se convirtió en la obra más emblemática. Esta fue la razón para que fuera elegido, nuevamente, como el escenario de la foto. Con nuevos protagonistas, la imagen fue tomada en el mismo lugar que hace 2 años. Esta vez las paredes del foyer y las puertas hacen que no se vea el escenario, que estaba de fondo en 2014. 

 

Una gran obra


La inversión 

Para que el Teatro del Bicentenario levantara su telón se hizo una inversión total de $300 millones. Esta obra fue levantada gracias a la inversión del Gobierno provincial y el nacional. Se trabajó durante 36 meses, fue construido bajo los modelos acústicos del Teatro Colón de Buenos Aires. Según los ingenieros lo más difícil de levantar fue la sala. El teatro fue oficialmente inaugurado el 21 de octubre pasado. 

La sala

Las butacas de la sala principal están dispuestas en forma de herradura. Cuenta con una capacidad de 1.138 espectadores distribuidos en: patio (559 butacas), palcos bajos (188 butacas), palcos medios (189 butacas) y palcos altos (202 butacas). Además, tiene una sala secundaria que tiene entrada propia y 190 butacas. El escenario es menor al de la sala principal, pero tiene prestaciones similares. 
 

El escenario 

Cuenta con todos los elementos de iluminación escénica, telones y pantallas de proyección y movimiento de sistema de iluminación. Tiene además los cortinados y espacio para cuatro bambalinas de cada lado. Tiene 16 metros de boca, 32 de fondo y 26 de altura. Para que el público vea bien lo que hay sobre el escenario las butacas fueron puestas sobre bandejas flotantes, que tienen 4,50 metros de ménsula. 

Foso de orquesta

El foso es otra de las grandes joyas del teatro. Tiene un diseño Bayreuth y es accionado mediante un moderno sistema que permite la regulación de la altura deseada. Está situado en un nivel inferior al paño de butacas (subsuelo). Para garantizar buena difusión del sonido y visibilidad de los espectadores hacia el escenario. Permite la interpretación en vivo de una orquesta de hasta 100 músicos.