Tras la reunión que buscó  acordar una estrategia común, los gobernadores de cuatro provincias mostraron sus diferencias en relación a cómo afrontar las negociaciones paritarias docentes, mientras la Casa Rosada sostuvo que está dispuesta a "atender" las necesidades de las provincias pero sin admitir "gastos extraordinarios".

 

Luego del cónclave mantenido este jueves en el Consejo Federal de Inversiones (CFI), los mandatarios provinciales siguen sin tener una posición unificada respecto de la posibilidad de establecer un techo para las paritarias o de la necesidad de que el Gobierno nacional se involucre en la discusión, como lo establece una ley nacional.

 

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, aseguró que el Gobierno está dispuesto a "atender las necesidades de los gobernadores" en relación al cumplimiento de la paritaria docente, aunque aclaró que el pago de los sueldos docentes "no es un gasto extraordinario", por lo que debería "estar incluido en el presupuesto" de cada provincia.

 


Pero para el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, "hay una luz amarilla en la discontinuidad de algunos fondos que la Nación gira a las provincias para sostener los niveles de salario docente". "Si combinamos la reducción de fondos más la descentralización en la negociación, nos están mandando a la parrilla", graficó.

 

Además, le recomendó a la dirigencia sindical "no presionar excesivamente" en las negociaciones. En esa línea, evaluó que es "correcto" plantear una estimación en torno al 18 por ciento con una cláusula que habilite una reapertura de la discusión salarial en el segundo semestre, "según la inflación y la recaudación".

 

Por su parte, el mandatario de Corrientes, Ricardo Colombi, confirmó que la paritaria docente "va a depender de la posibilidad (económica) que tenga cada provincia", por lo que dijo que no se fijará "ningún piso y techo" en el porcentaje para negociar el incremento.

 

Distinta fue la postura del gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, quien no participó del encuentro de ayer, y cuestionó que el Gobierno no fije la pauta salarial docente a nivel nacional. El puntano advirtió que de esa manera, el Ejecutivo "traslada el conflicto a las provincias en un año electoral".

 

"Hay que llamar a la paritaria nacional docente porque, primero, una ley es mucho más que la pauta salarial, ya que además se coordinan acciones para el año educativo", destacó Rodríguez Saá.

 

Otro de los gobernadores que no asistió a la reunión fue el chubutense Mario Das Neves, quien justificó su ausencia al advertir que el encuentro fue "muy manoseado". El neuquino además rechazó que su administración le "ponga techo" a la discusión salarial, y aclaró que "de todas maneras, no somos quiénes para ponerle un techo a las paritarias".

 

Desde el Gobierno, Dujovne apuntó que "este es un gasto que está incluido en el presupuesto provincial y todos los años las provincias enfrentan una paritaria, no es que por esta paritaria las provincias tienen un gasto extra que no estuviera contemplado".

 

"Nosotros tenemos un diálogo muy cercano con cada una de las provincias y estamos siempre ayudando y dispuestos a atender las necesidades específicas de cada uno de los gobernadores", concluyó el titular del Palacio de Hacienda.