Un "sueño", el de tener un o una bebé con su actual novio, resaltó la joven en dos oportunidades, como para dejar en claro su deseo en la vida. Es el anhelo de muchas mujeres y hombres, pero que, en su caso, representa enfrentar un duro obstáculo que le impuso el destino, la vida, las circunstancias o cualquier otro significado que se le quiera dar. Luego de dar a luz a su primera hija, fruto de una relación anterior, en el parto tuvo complicaciones que significaron una cachetada a futuro: la imposibilidad de volver a quedar embarazada. Pese a ese cruel golpe, hace unos seis años que venía barajando una alternativa para ser nuevamente mamá, la que se aceleró con la ayuda de su hermana, quien en una reunión familiar se ofreció a llevar en su propio vientre a la criatura. Como el procedimiento, llamado gestación por sustitución o maternidad subrogada, no está contemplado en ninguna normativa, acudieron a la Justicia y tuvieron el aval para poder realizarlo. "Abrimos una hermosa puerta para muchísimas parejas sanjuaninas que tengan los mismos sueños que nosotros", señaló la joven en exclusiva a DIARIO DE CUYO, además de agregar que, "a raíz de este fallo, para muchos significa la posibilidad de poder animarse a intentarlo en San Juan".

Las definiciones son las primeras que brinda luego de que este medio sacara a la luz el caso inédito en la provincia. La mujer reconoció que no tenía muchas ganas de hablar, en una combinación de humildad y conciencia de que ahora se dispara un procedimiento médico y el embarazo que debe llevar su hermana. "Nos queda un largo camino por recorrer. Si Dios nos ayuda y se nos da esto tan lindo que queremos, ahí sí tendríamos un motivo para contar con más profundidad nuestra historia", destacó. Así, agregó que "nuestra pequeña historia quizás es muy poco relevante", si se compara con que "lo más importante es lo que se logró y lo que esta sentencia significa para la provincia y para todas las personas que están pasando por nuestra situación".

"Yo quería hacerlo (al procedimiento) en San Juan. Y logramos el OK", dijo la joven.

La identidad de la mujer, su pareja y su hermana se preservan por un pedido expreso de la protagonista. Sus manifestaciones se dieron a través de un intercambio de mensajes en la cuenta de una de sus redes sociales, las que autorizó para su publicación.

"Cuando empezamos a soñar con esto, mi novio me dijo que acá nunca lo íbamos a poder hacer. Él quería probar en Mendoza o Buenos Aires. Yo no quise porque quería hacerlo en mi provincia, donde nací y tengo todo. Y así fue, logramos la aprobación", escribió en referencia a la resolución del juez de Familia Esteban De la Torre.

De acuerdo a lo que trascendió del expediente, la joven lleva con su actual novio un vínculo de nueve años, en los que hace seis que viven juntos. En ese período de convivencia, la pareja consolidó su relación sentimental, además de afianzar su estabilidad económica con sus respectivos trabajos. La idea de tener un bebé en el vientre de otra mujer no fue repentina, sino que la venían madurando, justamente, desde que convivían en el mismo hogar. Tal deseo aumentó en los últimos meses y la colaboración no vino de una extraña, sino de la hermana de la joven. Fue ella la que tomó la iniciativa y tiró la propuesta, lo que desató la felicidad de todos. Fue ella la que dejó plasmado en el escrito que tiene un "profundo deseo de ayudar" a su hermana a tener un nuevo bebé, ya que está "eternamente agradecida" con ella porque se comportó como una madre tras el fallecimiento de la mamá de ambas. La mujer, que será la gestante, ya tuvo dos hijos con su esposo y no planea tener otros, por lo que destacó que es consciente que concebirá a su sobrino, al que cuidará durante los nueve meses de embarazo. Inclusive, dejó constancia que lo habló con su familia, la que le reconoció el "gran gesto de amor" que hará.

  • El planteo que desencadenó todo

 

El 26 de febrero de este año, el abogado Gustavo Lloveras (foto) encaró el pedido de la pareja para que tuvieran la autorización judicial para poder realizar la práctica de gestación por sustitución. El representante legal de la mujer gestante fue José García Castrillón, quien trabaja junto a Lloveras en el mismo estudio jurídico.

Los profesionales le pidieron al juez Esteban De la Torre que, además, declare la inconstitucionalidad del artículo 562 del Código Civil y que ordene al Registro Civil la inscripción del niño o niña por nacer como hijo o hija de la pareja. El magistrado le hizo lugar a todos esos planteos.

Lloveras puso a disposición del juez toda la documentación y expuso los argumentos jurídicos para lograr el aval para la maternidad subrogada.

En la resolución se estableció que los progenitores tienen la obligación de "informarle al niño o niña, oportunamente y con ajuste a su edad y grado de madurez, su origen gestacional".

Además, dispuso que el padre y la madre son "los únicos autorizados a adoptar las decisiones en materia de salud que se requieran, como así también al retiro del niño o niña de la institución sanatorial luego del nacimiento y alta médica".

  • Los detalles de la resolución judicial

 

El viernes 15 de este mes, el juez Esteban De la Torre (foto), del Tercero de Familia, autorizó la gestación por sustitución que habían solicitado la pareja y la hermana de la mujer. Además, declaró la inconstitucionalidad del artículo 562 del Código Civil que indica que "los nacidos por las técnicas de reproducción humana asistida son hijos de quien dio a luz", por lo que determinó que los progenitores serán los que aportaron su material genético y demostraron su voluntad procreacional y no la mujer gestante. En su fallo, señaló que "resulta inconstitucional al imponerle al niño o niña una filiación que no condice con su interés superior. Si va a ser legalmente considerado como hijo o hija de quien sólo tiene "voluntad gestacional", pero carece de "voluntad procreacional", la injusticia es patente: será tenida por madre, por el hecho del parto, quien no quiere serlo ni tiene nexo genético con el niño o la niña. Y no serán padres quienes quieren serlo", además de ser "los aportantes de material genético". A la hora de resolver, el magistrado tuvo en cuenta el dictamen de la fiscal Beatriz Gil, una vasta cantidad de derechos y el informe técnico que reveló que todos los participantes "se encuentran en condiciones psicoemocionales de afrontar el proceso".