Cumbre. Los cortistas se reunieron el martes pasado y analizaron el resultado de la auditoría. Le pidieron a Juan Carlos Caballero Vidal que se ponga al día y acordaron un plazo de 60 días para la resolución de las causas atrasadas.

 

Los números eran contundentes y reflejaron un claro retraso. Así, los cortistas Guillermo De Sanctis, Adolfo Caballero, Abel Soria Vega y Humberto Medina Palá le pidieron a su par Juan Carlos Caballero Vidal que ponga al día su trabajo. Es que tras una auditoría interna este último tenía, desde 2008 a la fecha, entre 30 y 40 causas sin resolver, mientras que sus compañeros no tienen ninguna o, a lo sumo, una o dos. Por eso, acordaron que contará con la ayuda de los secretarios que necesite para tener todo en orden en 60 días. Los detalles fueron revelados ayer por De Sanctis en una entrevista en Radio Sarmiento, quien además reconoció que de persistir las demoras de su colega, la situación podría llevarlo a un juicio político, aunque consideró que el tema se solucionará.

La situación es inédita, ya que es la primera vez que el máximo tribunal judicial le solicita a uno de sus miembros que resuelva sus expedientes atrasados para dar el ejemplo hacia los tribunales inferiores. De Sanctis explicó que "la Corte de Justicia, en general, está al día, salvo este cuello de botella del doctor Caballero Vidal. En un cuerpo colegiado, cuando una pata falla perjudica al resto de la mesa. Le pedimos que ejecutara un plan de tareas y lo está haciendo". La reunión entre los ministros se había dado el martes pasado y el resultado de la auditoría había sido dado a conocer en el programa Estudio 8 de Canal 8. No es la primera vez que Caballero Vidal está en el centro de la tormenta por un hecho polémico. El anterior es de mayor gravedad, ya que se encuentra imputado por su presunta responsabilidad en delitos de lesa humanidad cuando se desempeñó como juez de primera instancia durante la dictadura militar (ver recuadro).

Desde la asunción de De Sanctis, a fines de diciembre, el máximo tribunal viene encarando auditorías en los juzgados de los distintos fueros para detectar fallas y buscar soluciones y alternativas, como que los magistrados trabajen en la tarde para adelantar tareas. En ese marco, "la Corte no podía ser la excepción", resaltó el ministro. En el encuentro con Caballero Vidal, destacó que "lo hablamos y le dijimos que debía ponerse al día". Además, explicó que su colega se comprometió a hacerlo y dio como razón de su retraso a que durante ocho años fue presidente del Consejo de la Magistratura, cuerpo que confeccionó las ternas para 69 cargos de jueces, fiscales y defensores. En ese marco, De Sanctis expresó que Caballero Vidal tomó el comentario de sus pares de buena manera, "no hubo broncas a nivel personal" y que resaltó que va a lograr ponerse en orden. También remarcó que se le ofreció todas las herramientas de la Corte, como los secretarios relatores que él elija, para que lo ayuden y se aboquen al cúmulo de causas y "en 60 días todo vuelva a la normalidad".

Ante la consulta sobre qué pasaría si el cortista no cumple con el plazo, De Sanctis manifestó que "podemos desde pasar de la charla amable a una cosa mucho más severa, la intimación, y en un marco teórico, se puede llegar a plantear un juicio político. Pero no se va a llegar a eso, vamos a tener éxito y esta Corte va a estar plenamente al día, los cinco jueces vamos a estar al día".

El ministro indicó que, por año, ingresan entre 400 y 500 causas al máximo tribunal, que tiene a su cargo el control de la legalidad y la constitucionalidad de los procesos. Desde 2008 a este año, Caballero Vidal acumuló un total de 40 expedientes sin resolver, aunque son unas 30 si se descuentan 2016 y 2017.

 


Sin consenso
 

El 31 de mayo de 1984, Juan Carlos Caballero Vidal fue uno de los tres jueces de primera instancia que no recibió el acuerdo de la Cámara de Diputados para seguir en su puesto, según establecía la Constitución de 1927. Fue a través de una sesión secreta, de la que no hubo detalles de la decisión.


Conformación
 

Caballero Vidal viene integrando la Corte de Justicia desde hace poco más de 20 años, al igual que Abel Soria Vega, Adolfo Caballero y Humberto Medina Palá. En 2016 renunció Carlos Balaguer y en su reemplazo asumió Guillermo De Sanctis, quien se venía desempeñando como fiscal de Estado.

 

Imputado por hechos de lesa humanidad

 

El juez federal Leopoldo Rago Gallo debe definir si indaga al cortista Juan Carlos Caballero Vidal luego de que el fiscal Francisco Maldonado solicitara que se lo investigue por su presunta vinculación en delitos de lesa humanidad cuando era juez de primera instancia. Para interrogarlo, el magistrado debe pedir el desafuero del miembro del máximo tribunal ante la Cámara de Diputados, ya que este último cuenta con lo que se llama inmunidad de proceso. La pérdida de los fueros se produce a través del juicio político, aseguraron fuentes calificadas.

Maldonado primero imputó a Caballero Vidal en la causa Cevinelli como partícipe de los delitos de tormentos agravados, privación ilegítima de la libertad y robo agravado, además de señalarlo como integrante de una asociación ilícita y de no promover la investigación penal por los tormentos que sufrió Héctor Cevinelli. Y también lo imputó por no impulsar la investigación al tomar conocimiento de la muerte de Ángel Alberto Carvajal, torturado hasta la muerte.