Miembro. Cuadros, primero desde la derecha, venía participando del Consejo de la Magistratura, pero se retiró en pleno proceso durante la elección del cortista. En el concurso de camarista civil, se excusó tras un pedido de licencia.

 

 

Por retirarse en pleno concurso para la elección de un cortista, el fiscal Correccional Roberto Mallea le pidió ayer a la jueza Mónica Lucero que abra una causa contra el abogado Oscar Cuadros por el presunto incumplimiento de sus deberes de funcionario público. El decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Católica de Cuyo aseguró que no participó más de las audiencias porque no encontró apoyo de sus pares frente a los agravios que había recibido en las redes sociales por las críticas que había realizado al mecanismo de selección de magistrados. Como contrapartida, el eje de la denuncia apunta a que en realidad no tuvo ninguna causa objetiva (una enfermedad por ejemplo) para abandonar un puesto que representa una carga pública, equiparable a la responsabilidad de un funcionario.

El planteo fiscal es clave, ya que el representante del Ministerio Público es el titular de la acción y es el encargado de perseguir hechos delictivos. Si se abre la investigación, como todo indicaría, uno de los puntos centrales será determinar si los argumentos que dio Cuadros son suficientes para dejar su lugar como consejero en medio de un concurso. El académico además señaló que la denuncia es otro paso más de una persecución política por parte del Gobierno.

La presentación la había hecho Sebastián López, secretario General del gremio Unión Judicial. El sindicalista había manifestado que lo motivó "una cuestión institucional, ya que no se puede abandonar la tarea en las instituciones".

Cuadros llegó al Consejo de la Magistratura en 2014, luego de ganar un lugar en las elecciones del Foro de Abogados. En la primera vacante en la Corte, se excusó y decidió competir para el puesto, aunque el cargo quedó para Guillermo De Sanctis. Todo cambió en el segundo recambio en el máximo tribunal, ya que no se anotó y salió a lanzar críticas al mecanismo de selección.

El escándalo se desencadenó el 4 de abril, en la segunda audiencia de entrevistas a los postulantes por la vacante que había dejado Juan Carlos Caballero Vidal, que al final quedó en manos de Adriana García Nieto. Cuadros reiteró que ese día denunció ante sus pares que no podía participar de la elección del cortista porque fue atacado a través de noticias falsas en las redes sociales. La publicación lo criticaba como abogado y como autoridad universitaria, ya que se mencionaba, entre otros puntos, que los docentes en la Facultad de Derecho son elegidos "a dedo", lo que contradecía su postura en contra del mecanismo de selección de jueces. Inclusive indicó que una discusión que había mantenido con el ministro de Gobierno, Emilio Baistrocchi, otro de los consejeros, había sido replicada en dicha publicación. Como no tuvo el respaldo de sus pares, decidió retirarse. En ese marco, explicó que la denuncia es una continuidad de la persecución política del Ejecutivo a "voces disidentes", cuyo inicio fue el accionar de trolls en las redes sociales.

La denuncia señala que su partida del Consejo fue "intempestiva" e "injustificada", bajo "razones estrictamente personales, subjetivas, ajenas y extrañas a alguna causal objetiva que impidiera cumplir sus funciones". Además, se hace hincapié en que por su abandono, el órgano debió convocar a la suplente y volver a tomar la primera tanda de entrevistas para garantizar la igualdad de condiciones para todos. Frente a ese punto, Cuadros manifestó que eso no podía implicar un retraso, porque el Consejo tenía el quórum suficiente para continuar con las audiencias.



Solicitudes

* Pruebas

El fiscal Mallea le pidió a la jueza Lucero que ordene el envío por parte del Consejo de la Magistratura del reglamento de su funcionamiento y que informe de todas las participaciones en las que actuó Oscar Cuadros. Además, que mande la nota que presentó el abogado para retirarse.