Reclamo. Cientos de trabajadores de la municipalidad de Caucete, reclamaron ayer en la puerta del edificio comunal.

En la puerta del municipio y frente a un grupo de 100 trabajadores, el intendente de Caucete, Julián Gil, prometió dar marcha atrás al polémico decreto de nombramientos de personal, entre los que se encuentran funcionarios y plantel político. Las palabras del jefe comunal se dieron luego de una extensa reunión que llevó adelante con los delegados de los gremios que representan a los trabajadores comunales: SUOEM, UPCN, ATE y SEP. El encuentro se gestó por la movida que iniciaron los propios agentes que, disconformes con la medida, tomaron el edificio comunal. Si bien la promesa de Gil fue pública, los trabajadores decidieron congregarse a primera hora de hoy para que el intendente muestre el documento firmado que da de baja la resolución dictada en marzo y que fijaba la incorporación de 67 personas a planta permanente a partir del primero de junio.

Por la toma del edificio, que comenzó el lunes por la mañana, fuentes vecinales indicaron que Caucete estaba envuelto en un caos, ya que no se podían llevar adelante algunos trámites municipales y que se vio afectada la recolección de residuos, entre otras tareas. 

La resolución salió a la luz el domingo a través de DIARIO DE CUYO y la misma cayó como una bomba entre los trabajadores. Es que con el decreto, Gil resolvía cubrir 67 cargos vacantes, de los cuales, 21 eran ocupados por funcionarios y miembros de su planta política. En los restantes cargos aparecían familiares, amigos, parejas de sus hijos y de otros funcionarios e, incluso, personas que nunca desempeñaron tareas en la comuna.

Frente a los trabajadores que esperaron hasta altas horas de la noche por una respuesta, Gil se mostró desafiante y manifestó que "les voy a demostrar a todos los cauceteros que no soy igual que los demás. Yo no dejo municipios fundidos y tampoco endeudados". Además, reconoció que en la lista había agentes de planta política, ya que sostuvo que "tampoco voy a endeudar a la comuna con millones de pesos ni con planta política". Así, señaló que la baja del decreto será "inmediata".

Por otro lado, manifestó que junto a los titulares de los gremios se definió que las futuras incorporaciones de personal se harán a través de concurso y que va a cumplir con lo que se comprometió en marzo: que aquellos agentes que corresponden a la categoría 15 van a ser recategorizados a la categoría 16 en tres etapas, finalizando en noviembre.

Otro de los puntos que los trabajadores lograron destrabar fue la reincorporación de miembros del Plan de Inserción Laboral Departamental (PILD). Según indicaron fuentes departamentales, el jefe comunal había dado de baja a unos 100 beneficiarios. 

Así, Gil sostuvo ayer que "vamos a hablar con los secretarios de cada área para incorporarlos nuevamente". Tras esa frase, una empleada le preguntó por qué no los incorporaba directamente a planta, pero Gil dijo que no podía debido a que se tenía que hacer por concurso. Su definición sorprendió, teniendo en cuenta que había firmado un decreto sumando 67 personas de manera directa. 

Según indicaron las fuentes, son cerca de 600 los empleados de planta permanente que tiene la municipalidad de Caucete y un número similar entre contratados y que pertenecen al programa PILD.

Soledad Echegaray, representate de ATE, se mostró conforme con la resolución aunque manifestó que "los trabajadores igual han decidido manifestarse a las 7 y seguir con la medida de fuerza hasta que el intendente muestre el nuevo decreto".