Recepción. Pichetto y Kosiner llegaron anoche y se reunieron con el senador Rubén Uñac y con el gobernador de la provincia. Las reuniones serán por la mañana.

 

En medio de la desesperación peronista por un nombre que le cierre a todos los sectores, cuando Cristina Fernández empieza a sonar con fuerza, y después de las llamativas reuniones de Sergio Uñac con intendentes bonaerenses, diputados nacionales del interbloque Argentina Federal y del Frente Renovador, más un pequeño grupo de senadores encabezados por Miguel Ángel Pichetto, se reúnen hoy en San Juan bajo la excusa institucional de unificar posturas junto a los jefes territoriales. En lo político, que seguramente será lo más jugoso, uno de los interrogantes estará en observar si son capaces, justamente, de ir eliminando las preguntas sin respuesta que tiene hoy el peronismo, de cara a la durísima contienda electoral que se avecina y en un contexto que le da oportunidades. El segundo interrogante, tal vez el más interesante para la politiquería sanjuanina, el protagonismo de Uñac, el anfitrión.

Los grandes problemas del peronismo hoy pasan por los nombres propios: mientras Pichetto quiere listas sin Cristina, Uñac le acaba de decir a los intendentes del conurbano que no se puede excluir a nadie, incluso a la expresidenta. Pero ninguno de los dos (Uñac, Pichetto, ni nadie más) están en condiciones de garantizar la victoria, amén de las ventajas que da el propio Mauricio Macri, acosado por la economía y castigado por las encuestas. Lamentablemente para el peronismo, ninguna de sus figuras ha podido capitalizar los traspiés del oficialismo nacional, lo que debería ir cambiando a medida que estas reuniones vayan tomando forma.

CFK no es la única que separa las aguas: no hace mucho el diario Página 12 publicó que Sergio Massa les dijo a dos dirigentes de peso (Verónica Magario y Fernando Espinoza) que no descarta jugar la interna sin importar el rol que tenga en ella Cristina, lo que sería un paso adelante hacia la estrategia de "contener a todos", que propicia, entre otros, el mandatario sanjuanino.

Más allá de las conjeturas nacionales que pueda parir este encuentro, están las locales, las que seguramente protagonizarán Uñac, su hermano Rubén y el orquestador del mitin, el diputado Walberto Allende, la mayor espada uñaquista en la Cámara baja. El gobernador sanjuanino viene teniendo un protagonismo fuerte en la política argentina, tanto que anoche Pichetto lo colocó como uno de los posibles candidatos a presidente (ver página 3). Si bien esa versión ya había sonado en medios nacionales, es la primera vez que un peso pesado lo dice en terruño del protagonista, lo que en códigos políticos resulta un indicio más que fuerte.

Uñac viene propiciando la unidad del peronismo y de la Nación, tanto que se animó a hablarle al país en la apertura de sesiones ordinarias de la Cámara de Diputados de este año. Si el sanjuanino verdaderamente ve que tiene posibilidades de acceder a una candidatura que supere la frontera local, ésta es una oportunidad para hablarle al país. No hay que olvidar que enfrente tendrá al mandamás opositor en el Senado, lo mejor del Frente Renovador y una gran cantidad de legisladores peronistas sedientos de encontrar un liderazgo que suene a tal.

Ojo, en el resumen de la jornada es posible que no haya conclusiones visibles, ni declaraciones altisonantes. La reunión de la que los sanjuaninos serán hoy espectadores de lujo, coinciden en el justicialismo local, servirá de preparatoria para otras muchas y bastante minúsculas comparadas con esta, que terminarán por definir el futuro de la oposición nacional.

 


Los presentes
 

Confirmaron Pablo Kosiner, Diego Bossio y representantes de Tucumán, Entre Ríos, Misiones, La Rioja y Córdoba, por el interbloque Argentina Federal. También vienen Graciela Camaño, Marco Lavagna, Alejandro Grandinetti y Raúl Pérez, del Frente Renovador. Más los senadores Miguel Ángel Pichetto, Pedro Guastavino y Carlos Caserio, entre otros.