Desde la Casa Blanca, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, afirmó ayer que la marcha del jefe de Estado Hosni Mubarak representa "no el fin de la transición, sino su comienzo" en Egipto, un país que "no volverá a ser el mismo".