Angaco conoce de explosiones vecinales. Fue por la queja de un grupo de vecinos que en octubre último se armó una verdadera polémica por el reparto de casas en el departamento, lo que desató no sólo la ira de la gente sino también el descontento en Casa de Gobierno con Víctor Fernández, por su manera de manejar la situación. El intendente contó que en su comuna, para entregar las casas los concejales y él se atribuyeron cupos y discrecionalmente las entregaron según su propio criterio, incluyendo a sus propios parientes entre los beneficiarios. Otros municipios salieron a explicar que si bien la entrega "a dedo" de los techos siempre fue una tradición, a la hora del reparto se guían por índices sociales. Tras el episodio, el IPV dispuso que se harían sorteos en los departamentos y José Luis Gioja citó a Fernández a su despacho, porque el intendente hasta dijo que le había guardado un cupo para que el gobernador dé a gusto. "Mi error fue hablar de más", dijo Fernández (en la foto, al medio, en la última conferencia de prensa brindada en diciembre).