Tenía 74 años, vivía en Caucete y murió en soledad, en el aislamiento del área Covid del hospital Rawson. Su cuerpo, en tanto, no tendrá la despedida que su familia deseaba, pues la primera víctima mortal de coronavirus en San Juan fue sometido al doloroso protocolo establecido para estos episodios. El fallecido número 1 en la provincia por Covid-19 se dio en el marco de un brote iniciado en Caucete y que en un puñado de días suma 130 casos, a la vez que los brazos del contagio ya se extendieron a Capital, Santa Lucía, Rivadavia, Sarmiento y ahora a Chimbas y Angaco.

Este hombre fue derivado del hospital caucetero al Rawson, descompensado por un grave cuadro general. Según explicaron desde Salud Pública, por el sólo hecho de venir de Caucete y con síntomas lo ingresaron directamente al área Covid, donde falleció el domingo. Fue ayer, en conferencia de prensa, que la jefa de Epidemiología, Mónica Jofré, informó que el hisopado post mortem determinó que tenía coronavirus.

La noticia se conoció en medio de la frenética lucha para controlar el brote generado en Caucete el miércoles pasado, cuando por entonces San Juan tenía 22 casos y sólo uno con proceso infeccioso, que además era asintomático (paradójicamente desde ayer ya es persona recuperada).

La provincia sumó ayer 23 nuevos casos (18 conocidos en el parte matutino y 5 en el vespertino) y acumula 130. De ellos, hay 107 con proceso infeccioso y 15 internados. Quienes atraviesan los cuadros más severos son ocho personas, internadas en la terapia intensiva del área Covid del Rawson. En tanto que de acuerdo a lo que indicó Matías Espejo, subdirector de Medicina Preventiva, hay cuatro pacientes con respirador artificial, que representan poco más del 3 por ciento del total de camas con esta aparatología.

Por otro lado, al aislamiento de Caucete y los bloqueos en zonas de Santa Lucía, Capital, Rivadavia y Sarmiento, ayer se sumó Chimbas y Angaco y no descartan que avancen nuevos operativos en las próximas horas (de hecho ayer trabajaban en Rawson). A su vez, de acuerdo a las autoridades, hasta ahora hay cuatro conglomerados con transmisión: tres en Caucete y otro en Santa Lucía.

El objetivo es cortar las líneas de contagio y por eso, además del aislamiento de los vecinos, desplegaron una amplia red de testeos, con casi 4.000 pruebas acumuladas desde la semana pasada y que seguirá ampliándose a medida que avancen con el barrido buscando nexos, pese a que la estrategia mutó y ya no hacen pruebas hasta la tercera generación de contactos estrechos sino a los contactos sintomáticos de los infectados.