"No recuerdo un caso con estos niveles de alcoholemia", dijo el juez Horacio Morando, titular del Primer Juzgado de Faltas, cuando detalló el caso que, sin dudas, era imposible de olvidar: un hombre que fue encontrado con 3,80 gramos de alcohol por litro de sangre, cuando el permitido para un automovilista es 0,5 grs/l. 

 

Pipeta de alcoholemia

 

Tamaño exceso le valió una durísima sanción, a tono con lo que prevé la ley. Una multa de 5.400 pesos y la retención del carnet de conducir por 9 meses, por lo que si se lo encuentra manejando le equivale directamente el arresto.

 

"Es relativamente común toparnos con casos de 1,1 o 1,5 grs/l, pero este señor superó por lejos esos valores", apuntó el Juez. El hombre,

 

El automovilista no fue identificado, pero sí se informó que el control de tránsito ocurrió en noviembre pasado. El hombre, de unos 40 años, primero se sometió al test de alcoholemia con pipeta y luego, ya en la Central de Policía,  el dosaje de alcohol en sangre. "No puso excusas, no acalró lo que tomó, pero reconoció el exceso", dijo Morando.