Según la ONU, los precios de los alimentos en Latinoamérica, pueden seguir trepando ante las bajas reservas de cereales y el mal tiempo que afecta en el mundo, como ocurre particularmente en: Argentina por el clima seco o en Australia por las grandes inundaciones.