El anhelo de las provincias que encararon una ley de este tipo era que el registro sea para los que deseen recibir promociones, quedando por sentado que todos los demás se resisten, es decir una especie de "registro del sí llame". Las compañías hicieron lobby para evitar que esta herramienta de marketing se trunque.