Aunque no es el principal destino de los beneficios del Estado, hay distintos programas de fomento a la producción lechera y quesera en la provincia.

Por ejemplo, el director de Desarrollo Pecuario del Ministerio de la Producción, Hugo Berenguer, explicó que durante el periodo 2010-2011 se entregaron alrededor de 30 subsidios de la Nación de prácticamente 15.000 pesos cada uno -el máximo del monto permitido- a través del Plan Ganadero del Bicentenario. El destino de ese dinero fue para armar o remodelar corrales, mangas, bebederos, represas, incluso para hacer análisis genéticos. También para tecnificar el sector con la compra de pasteurizadoras y empaquetadoras.

"No hay más beneficiarios porque están desorganizados y porque no cumplen con los requisitos mínimos que exige como ser estar inscriptos en la AFIP´. Es una pena´´, agrega el funcionario.

Otra ayuda que recibieron los productores locales de este área específica fue un subsidio para las vacunas contra la Aftosa bobina y la Brucelosis.

Por otra parte, desde la Dirección de Economía Social, dependiente del Ministerio de Desarrollo Humano, Mauro Quiroga, detalló que ese espacio tiene habilitada una línea de microcréditos financiados desde la Nación que si bien no es específica para el sector ganadero, si ha dado respuesta a muchos de sus requerimientos. De hecho, la asociación de puesteros de 25 de Mayo -integrada por más de 50 familias que se dedican en su mayoría a la crianza de cabras- recibió en el 2010, un total de 57.000 pesos, dinero que a su vez, ellos prestan entre los socios que lo solicitan. La finalidad de esta ayuda es para el desarrollo productivo y no para el comercio, aunque si se permite para la compra de herramientas.

"Este dinero está destinado a personas que no tienen acceso a los créditos bancarios. Es un proyecto interesante porque se presta desde 500 pesos hasta el equivalente de 12 salarios mínimos, vital y móvil, y se devuelve con un plazo y un interés (generalmente no se aplican ningún porcentaje pero lo pautado originalmente es que llegue al 6%) fijado por un comité de microcrédito. Aquí tiene mucho peso el compromiso y la palabra. Los resultados están a la vista: se devuelve lo prestado en el 80 por ciento de los casos+, cuenta Quiroga.

Desde el ámbito de Desarrollo Humano, también se ha beneficiado al sector a través del Plan Manos a la Obra. Así se beneficio a la Cooperativa "El bosque´´ que empezó con un emprendimiento lechero que empezó en Angaco y hace un tiempo se trasladó a Pocito.