El 24 de septiembre del 2002, Avelín fue destituido como gobernador por la Sala Juzgadora de la Cámara de Diputados. Lo encontraron culpable de administración deficiente de la provincia, violación al derecho de mantenimiento de la salud y no garantizar el acceso a la educación.