Con la fuerza de hombres gigantes, pero con la edad de un niño, muchos chicos sanjuaninos pelean cada día contra el cáncer en una batalla sin cuartel donde la familia es el puntal. Detrás de estos luchadores incansables está Fundame, que construyó desde la solidaridad una herramienta de contención y ayuda para los chicos que padecen esta enfermedad.

Así las cosas, este  miércoles en el patio del Hospital Rawson se realizó el tradicional acto y suelta de golbos en conmemoración del día d e la lucha contra el cáncer infantil. Mamás, papás y chicos se congregaron y no faltaron los abrazos, las lágrimas y esas sonrisas que llegan al alma.