Variedad. La primera edición de la Eduferia reunió tres eventos educativos tradicionales como la Feria de Ciencias, el Emprendedurismo y el Técnica-Mente.


­Los alumnos del CENS Héroes de Malvinas, del departamento Sarmiento, pusieron a prueba el nivel de asombro de los espectadores. Presentaron una propuesta innovadora en materia gastronómica: el harina de vino que prepararon con orujo y que se puede utilizar para preparar todo tipo de producto de panificación, ideal para celíacos y diabéticos. Este fue uno de los stands más visitados durante la apertura de la Eduferia, la primera mega feria educativa que organizó el Ministerio de Educación. Del evento participaron alumnos desde Nivel Inicial hasta los que asisten a los centros de educación para adultos para mostrar sus trabajos que, a pesar de abordar diferentes temáticas, compartieron un sello distintivo. Todos se destacaron en ingenio y creatividad. La Eduferia continuará hoy y finalizará mañana, en el Complejo Cepas Sanjuaninas, con entrada libre y gratuita.


'¿De verdad se come?' fue la pregunta que más recibieron los chicos del CENS Héroes de Malvinas, y sirvió para que explicaran paso a paso la elaboración de la harina de vino. Para terminar de convencer al público de la veracidad de su producto, le ofrecieron para degustar pequeñas porciones de pan elaborados con el mismo.


El stand de los alumnos de 6to año de la Escuela Froilán Ferrero, de Pocito, también fue uno de los que más atrajo la atención, especialmente de los más chicos que asistieron a la feria. Ellos crearon un video juego interactivo y educativo que, a diferencia de la mayoría, no incluye ninguna acción violenta y su protagonista supera diferentes obstáculos utilizando diferentes valores.


La salud fue otro de los temas que abordaron los alumnos en la muestra. Hubo quienes trabajaron sobre la alimentación saludable o el cultivo orgánico de alimentos y otros, como los chicos de 1er año del Colegio Santísimo Sacramento, de Rivadavia, que investigaron sobre las plagas de insectos y elaboraron métodos naturales para exterminarlas.


Al ingenio y creatividad de los expositores se sumó el fin comercial de algunos para recaudar fondos para el viaje de egresados o solventar nuevos emprendimientos.


En menos de 30 minutos, los alumnos de 4to, 5to y 6to año de la Escuela Doctor Salinas, de Rivadavia, vendieron 10 de los spinners que fabricaron con restos de maderas y rulemanes. Su precio fue de $120.


La buena venta también alcanzó a los estudiantes de 6to años de la Escuela Victorina Lenoir de Navarro, de Sarmiento, con sus almohadones térmicos para bebés, personas con problemas de artrosis y para mascotas. Los fabricaron introduciendo una bolsa de agua caliente en su interior. Su precio osciló entre los $250 y $450.

Expositores

 

300 fue la cantidad de stands con los que cuenta la Eduferia para que alumnos de Nivel Inicial, escuelas
primarias y secundarias (de gestión pública y privada), Centros de Educación para Adultos y Centros Educativos de Nivel Terciario de la provincia puedan exponer los trabajos que realizaron.

ALGUNOS DESTACADOS

 

Innovación. Alumnos de 2do año de la Escuela Normal Belgrano, de Caucete, elaboraron una huerta acuática, a través de una técnica hidropónica. El trabajo cautivó a los presentes.

 

Historia. Alumnos de 5to grado de la Escuela Falucho, de Los Berros, presentaron
la evolución de los hornos caleros.

 

Previsores. Alumnos del CENT 18, de Capital, presentaron un sistema de iluminación
portátil, útil para usar en caso de catástrofes.

 

Ecológicos. Alumnos de 5to año de la Escuela Rogelio Boero, de Capital, construyeron una moto eléctrica, utilizando un motor de lavarropas en desusos y una batería de plomo.