Comenzó el otoño y con las semanas indicadas para protegerse de la gripe con el objetivo de evitar la enfermedad durante el invierno. En ese marco, la provincia ya recibió las dosis de la vacuna contra la influenza que forman parte de la campaña del Ministerio de Salud de la Nación para inmunizar de modo gratuito a todas las personas que son parte del denominado grupo de riesgo. Como consecuencia, ya las están distribuyendo en los centros de salud.

 

“Ya llegaron las 38.000 dosis destinadas a San Juan y están siendo distribuidas en los 163 centros de salud de la provincia en los que serán colocadas”, comentó el jefe Técnico del Ministerio de Salud de la provincia, Roberto Correa.

 

Y agregó que esperan que el periodo de vacunación comenzará la semana que viene, cuando todas las dosis ya hayan sido distribuidas, aunque aún se desconoce la fecha exacta.

 

Lo que hay que tener en cuenta en torno a la vacuna, según lo informado por las autoridades de Salud a nivel nacional:

 

* El momento ideal para colocarse la vacuna antigripal es en abril, de modo que el sistema inmunitario esté listo para cuando los virus circulen con más fuerza durante junio y julio. De todos modos,  más vale tarde que nunca, si alguien vulnerable no se la coloca en ese lapso puede hacerlo mientras haya circulación del virus, ya que las defensas (anticuerpos) se producen entre 10 y 14 días después.

 

* Las personas que deben vacunarse

 

- Mujeres embarazadas: tienen que vacunarse porque la gestación modifica sus defensas y provoca cambios adaptativos en el corazón (con mayor gasto) y en los pulmones (disminuye su capacidad) por lo tanto son más susceptibles a contraer gripe, con más complicaciones y en consecuencia internaciones por neumonía grave.

 

- Puérperas: la vulnerabilidad provocada por el embarazo se da hasta cuatro semanas después del parto, por lo que las puérperas, si no se vacunaron durante el embarazo, deben hacerlo después.

 

- Los niños de 6 a 24 meses también deben vacunarse y en este caso es en dos dosis. Este grupo etario tiene especial vulnerabilidad porque su sistema inmunológico es inmaduro.

 

- Las personas de 65 años en adelante: con la edad disminuye la capacidad de defensas del sistema inmunitario. Además, esto las hace más vulnerables a la neumonía (enfermedad producida por la bacteria neumococo) que los adultos jóvenes. En síntesis, los adultos mayores deben vacunarse para evitar ambas enfermedades o sus complicaciones y tienen disponible las dosis (antigripal y antineumococo) en forma gratuita en el calendario oficial de vacunación.

 

- Personal de salud: es indispensable que se coloque la vacuna antigripal para evitar contagiar con el virus de la influenza a los pacientes.

 

- Niños y adultos de 2 años a 64 años que presenten ciertas condiciones como: enfermedades respiratorias, enfermedades cardiacas, inmunodeficiencias congénitas o adquiridas, pacientes oncohematológicos y trasplantados y otros como personas obesas con índice de masa corporal mayor a 40, diabéticos, personas con insuficiencia renal crónica en diálisis, etcétera.

 

* Personas que están fuera de los grupos de riesgo: si una persona que no está incluida en los grupos de riesgo quiere vacunarse puede hacerlo con el costo a su cargo, es decir, debe compararla.

 

* Quiénes no deben vacunarse: la vacuna no debe colocarse a personas que hayan tenido una reacción alérgica grave (anafilaxia) en una dosis previa de la vacuna antigripal o a que hayan reaccionado negativamente a alguno de sus componentes como el huevo, las proteínas de pollo, el sulfato de neomicina y kanamicina, el formaldehído, el bromuro de cetiltrimetilamonio (CTAB) y el polisorbato 80.