Desesperación y preocupación son los sentimientos que envuelven a los vecinos de El Encón y Las Trancas, en 25 de Mayo, ya que la escasez de agua se ha agravado con el aumento del calor en la provincia. En diálogo con Diario de Cuyo, Soledad Mansilla, vecina de dicha zona, explicó que en un radio de 50 kilómetros solamente funciona un pozo de agua y que por el aumento de la población el agua no llega a abastecer a todos.

"En Las Trancas entra un camión cisterna pero a veces por el terreno queda varado y eso complica con el agua que necesita la gente cada día. Además, si no llueve debe dosificar el agua para los animales que se mueren por la sequía", relató.

También sostuvo que son alrededor de 2.000 familias que en su mayoría se dedican al criadero de animales por lo que es crucial alimentar e hidratar a chanchos, gallinas, cabras y vacas para poder subsistir pero cada vez "se hace más difícil". "Hay familias que han sufrido la muerte de sus animales y es una pérdida muy grande para ellos porque después no se puede recuperar. Además, hay casas con cultivos pero justamente por la escasez de agua no pueden tener grandes chacras y sólo se limitan para consumo propio", indicó. Asimismo, destacó que las personas deben elegir entre el consumo de agua personal o dárles a los animales para no perderlos.

Mansilla relató que la problemática es de hace años y que quienes tienen vehículos salen de Las Trancas para llenar bidones en El Encón y ahí el problema va en cadena, ya que desabastecen a los vecinos de esta última localidad. "Es un solo pozo para todos, los tanques no se llenan y en épocas de calor, la escasez se agrava. No todos tienen acceso a comprar agua envasada. Necesitamos una solución", sentenció.