Sara Argüello (27) y Walter Miranda (41) están desesperados. El 22 de junio pasado, por decisión judicial, le sacaron de su casa en Concepción (viven en calle Caseros y Paraná) a su hijo Romeo, de apenas 3 años.

Walter Miranda muestra el papel que le dejaron cuando se llevaron al niño.

Aseguran que "no le hicieron nada al niño", pero desde la Dirección de Niñez aclararon a DIARIO DE CUYO que se los investiga por supuesta violencia doméstica, denunciada por la hija mayor de la pareja que tiene 18 años y que hasta hace un tiempo vivía con su novio en el mismo hogar.

El chico, intertanto se resuelva la situación, está al cuidado de un tío, José Luis Flores (hermano de Sara), que vive con su mujer en el distrito de Campo Afuera, departamento Albardón. 

Este es el papel que le dejaron cuando se llevaron el niño. No tiene firma, sello, ni nada.

La pareja no reconoció ante este diario un supuesto maltrato, incluso hizo mención a que quienes alertaron a las autoridades fueron vecinos con los que no se llevan bien y no su hija mayor. 

"Queremos verlo, somos gente trabajadora, yo soy albañil, le hago trabajos a quien sea. Queremos ver a nuestro hijo", dijo Walter. El caso lo lleva el Primer Juzgado de Familia y fuentes del caso dijeron que "la presunción es de maltrato" pero que "hay que esperar todavía todos los informes". No descartan episodios de "negligencia extrema".