El equipo de República Checa alcanzó ayer un valioso triunfo en el dobles y se perfila para ser el próximo rival de la Argentina en cuartos de final, al adelantarse 2-1 en la serie que anima con Kazajstán en Ostrava, en la primera ronda de la copa.

Queja rumana. Andrei Pavel, el capitán del equipo rumano de Copa Davis, se quejó de la superficie "demasiado lenta" y las "pelotas muy blandas" que se utilizaron en la serie.

"Los argentinos estuvieron muy bien, tanto Chela como Schwank jugaron en gran nivel y no nos dejaron entrar en ritmo. La cancha demasiado lenta y las pelotas blandas que apenas picaban también los benefició, así que fue todo favorable para ellos", comentó Pavel.

A su turno, Víctor Hanescu también destacó que las condiciones de juego lo perjudicaron y se quejó como antes lo hizo su capitán. "Las condiciones de la cancha y las pelotas no fueron las ideales, ya que perdimos mucho el saque y así es imposible ganar un partido", expresó.