Una de las últimas imágenes del submarino desaparecido.
 

Desde el momento en que trascendió que se había perdido contacto con el Submarino ARA San Juan, entre las últimas horas del 16 de noviembre de 2017 y las primeras horas del 17 siguiente, comenzaron a surgir historias que unen al buque perteneciente a las Fuerzas Armadas con la provincia.

Además de que tres comprovincianos eran parte de la tripulación que iba en el submarino en el momento de su desaparición, hay otros detalles importantes y simbólicos que marcan lazos históricos. A continuación, los 4 más importantes:

1- El nombre del sumergible


 

Ni bien se conoció la noticia de la desaparición del submarino ARA San Juan una duda hizo eco en quienes seguían de cerca la noticia y principalmente entre los sanjuaninos: ¿por qué el buque tenía ese nombre?

El motivo: según indican la norma interna de la Armada Argentina, los submarinos llevan el nombre de una provincia que comience con la letra "S" y la denominación se va asignando de modo ordenado a medida que se construyen y/o los adquiere el país.

El ARA desaparecido es el cuarto que lleva el nombre San Juan en la Armada Argentina. Sus antecesores fueron: Destructor San Juan (1911), Hidrógrafo San Juan (1929) y Torpedero San Juan (1937).

Es un submarino tipo TR-1700 que fue construido en Alemania y servía a la Armada Argentina desde 1985. Fue incorporado al Comando de la Fuerza de Submarinos (COFS) y tenía su apostadero en la Base Naval de Mar del Plata.

2- El primer comandante del ARA San Juan nació en la provincia


 

Carlos Zavalla, quien tiene 77 años y es oriundo en San Juan, vio nacer la nave. Además, fue el primero en comandarla. En 1985 la trajo desde Alemania, donde se construyó, a Argentina.

Cuando fue designado para viajar tenía 43 años. Mientras el buque era construido, Zavalla comenzó a capacitarse en Europa con el fin de capitanearlo. “En ese momento era capitán de fragata y me designaron para ir a controlar la construcción y realizar los cursos para conocer el buque. Yo lo vi nacer, vi hasta cómo pusieron las chapas de su casco y realicé las prácticas en aguas europeas”, contó a DIARIO DE CUYO tras la desaparición del buque.

Luego de esa tarea, Zavalla, junto a un grupo de gente experimentada en el área, partió a cargo del submarino desde Alemania el 20 de diciembre de 1984, para arribar a Mar del Plata el 18 de enero de 1985.

Tras la llegada al país, el sanjuanino estuvo dos años comandando el sumergible, hasta que debió traspasar el mando.

3- El escudo de la nave, ideado por locales


 

La insignia del ARA San Juan tiene una fuerte conexión con la provincia y, de hecho, fue creada por dos sanjuaninos. Se trata de Carlos Zavalla, el primer comandante del buque, y su hermano Jorge (quien ya falleció).

Ambos idearon que, en uno de los tres campos del diseño, el escudo muestre el rostro de un huarpe cuyo contorno delimita el mapa de San Juan.


 

Fue Horacio Videla quien escribió la descripción del símbolo, por un pedido de Jorge.

4- Una comitiva sanjuanina colocó su primer pabellón de guerra


 

El 10 de julio de 1987, hace 31 años, San Juan entregó el primer pabellón de guerra al submarino que tenía el mismo nombre.

La misión de buscar esa Bandera Argentina quedó en manos de Marcelo Rivas, quien estaba al frente del área de Comunicación del municipio, y hoy cumple tareas similares en Santa Lucía.


 

El grupo de sanjuaninos que realizó la entrega estuvo encabezado por el presidente del Concejo Deliberante, Ricardo Alday, dos pares más y Rivas. "Fue emocionante y era curioso conocer el submarino, yo entré, me dejaron sacar alguna foto, pero recuerdo que mucho no permitían", apuntó Rivas tras la desaparición del buque.