Uniformados. Los niños de los jardines municipales de Santa Lucía llegaron identificados con sus típicos guardapolvos y con bufandas celestes y blancas.



Ayer en la mañana, las calles de Santa Lucía se vistieron de celeste y blanco. Las galeras, los pañuelos con lunares y los ponchos hicieron que en los alrededores de la plaza se viviera una verdadera Revolución de Mayo. Así, entre la música de la Banda de la Policía y la alegría de los papás, se realizó el clásico desfile de jardines de infantes en el que los más pequeños homenajearon a la Patria. Este festejo fue rápido y puntual para que los niños disfrutaran cada segundo. De este desfile solamente participaron los chicos de los jardines municipales y de escuelas privadas del departamento.

El festejo comenzó pasada las 10,30. Los chicos de algunos jardines maternales, de gestión municipal, fueron los encargados de romper el hielo. Con mucha alegría y entusiasmo hicieron flamear banderitas celestes y blancas. Posteriormente, los caballeros, las damas antiguas y hasta algunos vendedores ambulantes le pusieron color al desfile. Es que los chicos de algunos colegios participaron de este festejo caracterizados de personajes de la época colonial.

Alegría paterna. Los papás y mamás de los niños de los jardines municipales representaron a los personajes de la época colonial. Hubo hasta aguateras.


A paso rápido, concentrados en lo que debían hacer y buscando con la mirada la aprobación de los papás, los niños lograron que en menos de 10 minutos la emoción llegara a su punto máximo. Y, el desfile fue tan rápido que todos los niños fueron ovacionados con la misma intensidad.

Además de que cada escuela llevó a los alumnos para que desfilaran, las hinchadas de cada establecimiento se hicieron escuchar. Los papás no pararon de aplaudir y arengar el paso de sus hijos, y hubo algunos que filmaron cada segundo de este desfile. Incluso, algunos hasta retrataron el momento en que los niños se abrazaron con los familiares cuando terminaron el desfile. Y si bien, los más pequeños fueron los principales protagonistas de este clásico festejo, hubo padres que también se robaron la admiración. Es que, montaron un espectáculo en el que, con palabras sencillas, muchas canciones y contagiando alegría, relataron parte de la historia de la Semana de Mayo. Es por esto, que hubo papás y mamás caracterizados de veleros, aguateros, mazamorreras y algunos que hasta bailaron el Pericón Nacional. El festejo terminó con varios regalos para los niños y una lluvia de papelitos celestes y blancos.

Niños vestidos de gala. Algunos chicos participaron del festejo vestidos de caballeros, vendedores ambulantes y damas antiguas, entre otros personajes.


Chocolate

Después de que terminó el desfile y los chicos disfrutaron de un chocolate caliente, sopaipillas y medialunas. El público también pudo degustar estas delicias en la plaza.


Los jardines

Santa Lucía tiene 7 jardines municipales, con un total de 30 salitas. Reciben chicos de entre 1 y 3 años. Actualmente tienen unos 500 niños. Todos los jardines están a cargo de maestras.