Luego del partido, una pregunta que flotaba en Avellaneda era la continuidad de Antonio Mohamed, técnico de Independiente, quien ya había declarado días atrás que si no encontraba la fórmula para revertir el flojo presente del equipo, sería el primero en dar un paso al costado. Ayer, Mohamed declaró que siente fuerzas para seguir trabajando y no piensa en este momento en alejarse del cargo por iniciativa propia.

Por su parte, Patricio Rodríguez afirmó que la causa de la derrota fue la "´mala suerte. En el primer tiempo tuvimos cuatro jugadas después del gol y no pudimos marcar´´.