- No descuidar el riego cuando la tierra se seque bien.

- Remover el suelo de los canteros para mantenerlos esponjosos y cubrir la tierra con mulch para preservar las raíces del sol fuerte. Mantener la humedad.

- Evitar crecimiento de yuyos.

- Abona los canteros con su aporte de nitrógeno.