Un pasajero de la línea 26A tuvo un gesto para imitar. Encontró  200 dólares en uno de los asientos y decidió entregárselos al chofer para que  encontrara a su dueño.

 

Una mujer que había subido unas cuadras antes reclamó el dinero y agradeció el gesto.  El episodio ocurrió esta mañana cerca de las 7.30. 

 

Según contó el chofer de la empresa El Triunfo  afirmó que el hombre que devolvió el dinero  era un obrero de la construcción.