’Ahora vamos a acariciar el cielo’, dijo la profesora, y los abuelos no necesitaron más especificaciones. Entrecruzaron los dedos de las manos y extendieron los brazos hacia arriba, respirando profundamente. Todo en un ambiente armonioso y cargado de energía positiva.

Ese fue el primer ejercicio de la clase de Tai Chi Chuan que se realizó ayer en la Residencia del Adulto Mayor Eva Duarte y con un único objetivo: mejorar la calidad de vida de sus residentes. Esta disciplina se comenzó a practicar en el lugar hace una semana y gracias al trabajo ad honorem de los profesores de Kung Fu Houlong San Juan.

’De aquí vamos a salir hechos unos Bruce Lee’, bromeó Marta durante la clase. Ella es una de las alumnas más participativas pese a su ceguera. Sólo le basta escuchar la explicación de cómo hacer cada ejercicio para seguirlo al pie de la letra como hace el resto de sus compañeros.

En un primer momento sólo unos 10 abuelos se animaron a participar de la clase de artes marciales. Ahora el gimnasio quedó chico para la cantidad de alumnos. ’El objetivo principal de la práctica de esta disciplina es que activen la circulación sanguínea en todo su organismo y movilicen la energía. Además de aprender a respirar correctamente, otra condición que influye positivamente en su salud y en mejorar su calidad de vida’, dijo Oscar Camacho, quien colabora con Bárbara Páez, profesora de artes marciales, en el dictado de la clase de Tai Chi Chuan en el exhogar de ancianos, todos los sábados a la mañana.

Durante los 40 minutos que dura la clase, los abuelos trabajan todo el cuerpo y la actividad les entusiasma tanto que no quieren parar ni para descansar. Si por algún motivo la clase se detiene la clase, siguen moviéndose al ritmo de la música de fondo. 
Todos los ejercicios que incluye la práctica de esta disciplina oriental son suaves y de bajo impacto por lo que pueden participar hasta los abuelos que se encuentran en sillas de ruedas o aquellos que no pueden estar de pie por mucho tiempo. Ellos también hacen los ejercicios sentados, aunque esto no les impide mover sus brazos y piernas durante la práctica.

 

Algunos detalles


Lugar de práctica

Cuando el tiempo lo permite la clase de Tai Chi Chuan se dicta en los jardines internos de la Residencia del Adulto Mayor Eva Duarte para que los abuelos estén en contacto con la naturaleza y logren una mejor armonía. Si hace frío o hay un sol demasiado intenso la clase de da en el gimnasio del hogar.


Los talleres

En la Residencia ya comenzaron a dictarse los talleres en los que pueden participar los abuelos de manera recreativa. Estas actividades incluyen alfabetización, tejido, dibujo, coro, pintura y sublimación. Los residentes pueden participar en uno o varios de los talleres si lo desean, siempre que no se superpongan.


Próxima actividad

Dentro de un par de semanas los residentes del exhogar de ancianos comenzarán con una nueva actividad. Saldrán a visitar los Centros de Jubilados para interactuar con sus pares y participar con ellos en diferentes actividades. Además recibirán en la Residencia la visita de jubilados que podrán participar de los talleres.