Complicado. El tramo de la Ruta 40 que une la ciudad con Albardón y donde se realizan las nuevas obras, se tornó complejo a la hora de circular ayer durante todo el día por el agua acumulada.

 

Desde que comenzó a llover, el pasado viernes por la noche y hasta el cierre de esta edición, el panorama era complicado en algunas rutas de la provincia. Es que a lo largo de toda la noche y el día hubo cortes intermitentes en varios sectores lo que complicó la circulación de vehículos. Dirección Nacional de Vialidad reforzó el operativo enviando más trabajadores y máquinas para despejar los accesos. Uno de los lugares más complicados fue Jáchal. La tormenta se desató a las 20 de viernes pasado y ayer llovió durante todo el día. Al cierre de esta edición, desde Desarrollo Humano indicaron que no había detectado inconvenientes en casas de familias. Sin embargo el problema se produjo en varias rutas. Si bien la mayoría de los accesos estuvo transitable, desde Vialidad Nacional insistieron con circular con precaución sobre todo en la zona de los badenes. Entre las rutas que se cortaron varias veces ayer está la Ruta Nacional 149, que sólo se pudo habilitar hasta el kilómetro 51 (Estancia Yalguaraz), luego hay un corte que lleva varias horas. En este sitio todavía hay máquinas trabajando. La otra vía complicada fue la Ruta Nacional 40 entre Huaco y el límite con la provincia de La Rioja, con agua y material de arrastre en la zona de badenes que por momentos la deja intransitable, pero que se encuentran máquinas trabajando en el despeje. Hacia el mediodía de ayer, la otra ruta cortada fue la Ruta 475 Jáchal-Mogna, al igual que sucedió con la Ruta 511 en el límite con La Rioja. La Ruta 506 en el tramo Baldes de las Chilcas a Baldes del sur se encuentra intransitable al igual que la Ruta 523 entre San Agustín y La Majadita que no se puede pasar. La 507 sólo transitable para vehículos altos. El resto de las rutas provinciales estuvieron transitables pero con precaución.

Todo el día. La llovizna persistió durante toda la jornada de ayer. Es por eso que una postal frecuente fue la de la gente con paraguas en las calles.


Dirección Nacional de Vialidad emitió partes durante todo el día en el que indicaron el estado de cada ruta y los trabajos que se realizaban. A mediados de la semana pasada, otro temporal también hizo estragos, pero en la zona de Calingasta. Esto tuvo como consecuencia que hubo más de 50 vehículos varados durante más de 12 horas en la ruta que une la ciudad con ese departamento. Un día después la creciente cortó el acceso que va de Calingasta a Uspallata.

El centro. A primera hora de la mañana de ayer, los grandes charcos en las calles céntricas complicaron la circulación de vehículos.
Operativo. DNV montó un operativo de máquinas y trabajadores para mantener las rutas en condiciones.


 

El descenso

20 Grad

os centígrados fue lo que descendió la temperatura entre la noche del viernes y la madrugada del sábado. Ayer la máxima no superó los 20ºC. Se estima que para hoy las condiciones mejorarán pasado el mediodía, pero la máxima no superará los 30ºC. No se esperan lluvias para los próximos días y el calor se hará sentir a partir del día martes en adelante.

 

Los evacuados

En el departamento de Calingasta todavía continúan asistiendo a dos familias que tuvieron que ser evacuadas la semana pasada tras la crecida que dejó prácticamente incomunicado el departamento por varias horas. Se trata de gente que habitaba la zona de Puchuzum y que luego de un alud de barro, sus casas quedaron inhabitables. Ese día la ruta se cortó en siete tramos.

 

>

Productores, en alerta

 

A raíz de las lluvias que se vienen produciendo en diferentes puntos de la provincia desde todas las entidades de productores salieron a recomendar a los productores tomar medidas preventivas para evitar que las vides enfermen. El riesgo es que aparezcan enfermedades producidas por hongos, tales como peronóspora y oidio. Angel Leotta, presidente de la Cámara Vitivinícola, dijo ayer que aquellos productores que realizaron las curaciones preventivas con azufre o cobre, no tendrán complicaciones con la lluvia, aunque se extienda un día entero. "El problema es si se extiende o si si sale el sol pero continua con mucha humedad. Pueden empezar a surgir focos de enfermedades criptogámicas como por ejemplo la podredumbre", dijo preocupado. En ese sentido añadió que será necesario recurrir a agroquímicos curativos "que son caros". Al respecto desde el INTA siempre se recuerda que la humedad producto de la lluvia crea las condiciones necesarias para el desarrollo de las enfermedades en los viñedos de la región, por lo que aconseja a los productores que consulten en la dependencia más cercano o con el técnico de confianza para saber bien qué producto utilizar y la dosis necesaria y de esa manera no compren insumos innecesarios o gasten de más. Leotta también informó que algunos paseros han tendido en los últimos días uva en los secaderos y se verán perjudicados. "Con un aguacero como éste, se pierde todo", dijo.