Romina Brunetta hizo fila junto a sus primas desde las 22 del sábado pasado, mientras que Carlos González llegó a la fila el domingo a las 15 y se fue turnando con sus hermanas. Todo para conseguir entradas para ver el espectáculo de cierre de la Fiesta Nacional del Sol, en el Autódromo

El Zonda Eduardo Copello, el próximo 25 de febrero. Al igual que ellos, muchas personas contaron que si bien les resulta cansador estar tantas horas esperando, lo hacen con mucho gusto.

Muchos de ellos aseguraron que tienen asistencia perfecta y que desde hace al menos 8 años hacen la misma fila, con el mismo entusiasmo y nunca se arrepienten. Incluso, se definieron como los fanáticos de la Fiesta Nacional del Sol. Ayer, al cierre de esta edición aún había disponible entradas de 100 pesos, para las tribunas.

Hacer la fila para conseguir la entrada para el cierre de la fiesta, se volvió parte de la rutina de febrero, para muchos sanjuaninos, y ayer no fue la excepción.

“Desde el 2010 hago la fila por las entradas. Ahora que van más rápido que otras veces”. 

José Ruiz - De Capital

La gente que hace todos los años la misma fila por su tickets contó que hasta tienen muy organizada la logística para comprar las entradas.

Tienen un cronograma de turnos estipulado, para ver a qué hora van y cada cuanto puede ir alguien a reemplazarlos en la fila, para no pasar tantas horas a la intemperie. Así se organizan algunos de los fanáticos del espectáculo de cierre de la fiesta más importante de los sanjuaninos.

Mientras que otros dijeron que todos los años hacen la fila con el mismo grupo de familiares o amigos. Es por esto, que ayer llegaron bien preparados y pusieron en práctica una vez más esas estrategias. La diferencia fue que esta vez hicieron la fila en el Teatro del Bicentenario.

“Yo actúo en la fiesta todos los años y siempre hago la fila para que mi familia vaya”

Oscar Heredia - De Santa Lucía

Con sillas, reposeras y hasta las canastas de mimbre con el mate y algunos bizcochuelos caseros, la gente esperó para poder tener su tickets. ‘Es un clásico, nosotros venimos todos los años y hacemos la fila sin problema.

Sabemos que tenemos que tener paciencia porque es larga, pero después el show nos recompensa‘, dijo Andrea Riveros, de Rawson, que llegó cerca de las 22 de domingo y compró su entrada pasada las 11 de la mañana. Al igual que ella todas las personas esperaron con paciencia.

‘Anoche -por el domingo- nos llovimos y ahora estamos aguantando el sol, pero nada de eso nos molesta, porque sabemos que vale la pena esta espera‘, agregó Marcelo Reinoso.
Si bien la mayoría de las personas contó que hace la misma fila todos los años, hubo algunos novatos.

Macarena Alonso, llegó a las 9 de la mañana y se encontró con una larga fila. ‘No me imaginé que a esta hora iba a haber tata gente. Ya se para el año que viene‘, dijo sorprendida, mientras que sus amigas fueron a comprar gaseosas y unas galletas, pues las esperaba un largo día.

 

EN LA FILA

 

Noelia Villareal - 22 años

Emilia tiene 3 meses y verá la primera Fiesta del Sol. Su mamá contó que llegó a las 8 de la mañana para hacer la fila junto a su familia. ‘Mi familia se vino a la 1 de la mañana y yo llegué después porque no podía pasar la noche al aire libre con la bebé. Estamos muy entusiasmado porque veremos a alguien conocido actuar, por eso hacemos la fila con más alegría‘. 
 

 

Mauricio Fernández - 24 años

”Desde el 2008 que hago todos los años la fila para comprar las entradas. Ahora me traje unos apuntes porque rindo a las 14 un final de medicina. Me gusta ver el show porque es una forma de apoyar a los sanjuaninos. Es por esto que tampoco me molesta hacer la fila para esperar. Anoche -por el domingo- llegue a las 22,15 y me traje hasta una silla para estar cómodo”. 

 

Marina López - 66 años

‘Yo no puedo estar mucho tiempo de pie, pero siempre vengo a comprar las entradas, creo que no falté nunca. Mis amigas vinieron a las 18 del domingo y yo llegué a las 6 de la mañana para reemplazarlas. Es un espectáculo muy lindo el que se ve en el autódromo, por eso esperamos. Pero nos gustaría que en las boleterías se vendan más entradas que en internet‘.