Las personas de viaje por el extranjero están sometidas a la ley del país en que se encuentran, de tal forma que si un extranjero quebranta las normas jurídicas de otro país, se verá sujeto a procedimiento judicial según las leyes de dicho país., sin que sea posible eximirle de su sometimiento a los jueces locales ni, en su caso, a la sentencia condenatoria dictada contra él. Ni la ignorancia de la Ley local , ni el hecho de ser extranjero lo eximen del cumplimiento y observancia de las normas del país en que se encuentra.


Ya sea por un mal entendido, por una contravención o por un delito, cabe la posibilidad de ser detenido por la policía en el exterior. Es por eso que, antes de llegar a destino, será mejor informarse sobre la cultura, los usos y las costumbres que, en ciertos destinos, difieren y mucho de los nuestros. De este modo, se evitará ofender y cometer errores que pueden dejar al viajero mal parado ante la justicia.
Pero en caso de ser detenido en el exterior, habrá que saber que hacer.


¿Qué se hace?

 

Según el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, “en caso de ser detenido, solicite tomar contacto con el Consulado o que se le informe al mismo sobre su detención”. Además se recomienda llevar consigo direcciones y teléfonos de las Representaciones argentinas en los países/ciudades que se planea visitar. Se recuerda que los Consulados Argentinos cuentan con un celular de guardia para la atención de emergencias durante las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Para consultas al respecto se puede visitar el sitio de.

 

Qué puede y qué no puede hacer el Cónsul

 

Siempre según el Ministerio, es competencia del Cónsul orientar al ciudadano argentino, en materia de asistencia jurídica y notarial, interesarse por los connacionales detenidos y asegurar la legítima defensa en juicio de los ciudadanos argentinos, interiorizándose por su situación procesal, su estado de salud y procurar el mantenimiento de condiciones dignas de higiene y habitación, en el caso de los detenidos.


Pero jamas, será competencia del funcionario el ser parte o asumir los gastos relativos a procesos judiciales que involucren a ciudadanos argentinos en causas civiles, comerciales, penales, laborales, y demás o interceder a su favor en caso de que quebrante o no respete las leyes locales (que, según los países, pueden diferir sustancialmente de la legislación argentina).

 

En resumen

 

Inmediatamente al ser detenido, el ciudadano argentino deberá comunicarse con el consulado. Allí los funcionarios lo asistirán, garantizando las condiciones de su detención y haciendo que se respete el debido proceso y el derecho de defensa, asegurando que el imputado tenga acceso a toda la información necesaria para defenderse de la acusación que pesa sobre su persona. Por eso, al viajar fuera del país, llevar siempre y a mano los datos de las oficinas consulares y, también, si se tiene, los de amigos, familiares o conocidos que allí residan.

 

Colaboración: Vanesa Débora Mestre / Abogada (Matrícula Provincial 3278- Matrícula Mendoza 6118 – Federal  T. 78- F. 316) / Teléf. 2644189975