Hace dos años, Antonio Rodríguez, notó que sus brazos comenzaron a perder fuerza. Con el paso de los días, sus dificultades comenzaron a hacerse más perceptibles y por eso decidió consultar al médico. Así descubrió que sufría esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad que provoca el desgaste y muerte de las neuronas motoras, que dejan de enviar mensajes a los músculos. Desde ese momento, su salud desmejoró considerablemente, hasta dejarlo en silla de ruedas. Sin embargo, él no pierde el optimismo y ahora, al cumplir 40 años, decidió celebrarlo con un fin solidario para ayudar a niños y bebés que nacen con problemas de salud.

 

A pesar de su enfermedad, según comentó su hermano Gabriel, Antonio, quien tiene tres hijos de 15, 6 y 3 años, sigue realizando su trabajo de agricultor. 

 

“Aún así, él es una persona muy positiva. Y cuando se acercaba su cumpleaños nos dijo que quería hacer una gran fiesta y pedir alimentos no perecederos y ropa en lugar de regalos para ayudar a otros”, relató Gabriel.

 

Su familia puso en marcha el operativo y en la noche de este sábado, Antonio cumplirá su objetivo. La celebración será en el salón la Delfina, con más de 600 invitados y todos colaborarán con la causa. Los invitados podrán donar dinero a una cuenta de la institución Arena (Ayuda al Recién Nacido del Servicio de Neonatología del Hospital Rawson) o llevar artículos para un comedor infantil.