Los clientes de Santander Río, sucursal Facultad, se sorprendieron al llegar y encontrar el edificio vestido con colores patrios. La intención de los empleados fue celebrar de una manera especial la Semana de Mayo.

Además,  pudieron disfrutar de café con tortas fritas o semitas para una espera amena.

Los empleados también lucieron pañuelos y escarapelas. 

"La iniciativa fue muy bien tomada por los clientes, se asombran al llegar a un banco y encontrar esta movida", reconoció un empleado de la entidad bancaria.