El hecho ocurrió el lunes pero, según manifestó a DIARIO DE CUYO, se cansó de no ser escuchada en el municipio y decidió llevar el asunto a los medios. Una serpiente de casi 2 metros los sorprendió ese día y si bien no en la primera vez que pasa, esta vez el tamaño del reptil provocó pánico en la familia.

 

 

El hecho ocurrió en el loteo San Ignacio, de Rawson. "Vivo con mis hijos y mis nietos. El más chico tiene 4 años. Hay tres baldíos llenos de mugre y vamos a la municipalidad y nos piden que llenemos unos papeles", dijo María Martínez. 

 

 

Lo cierto es que los vecinos de la zona tienen mucho miedo. No sólo por las serpiente, sino también por roedores, lagartijas, arañas y chinches que ven a diario.