Luego de que se conociera que en breve el Gobierno nacional anunciará que en unos 90 días los motociclistas estarán obligados a llevar la patente del rodado impresa o grabada en el casco, tanto del conductor como del acompañante, al tiempo que este último, además, deberá utilizar un chaleco reflectante con el dominio, motociclistas de todo el país convocaron a una marcha el próximo miércoles para dar a conocer su disconformidad.

 

 

 

 

Y San Juan no estará ajeno a esa movida, ya que este 15 de marzo, desde las 17, habrá una convocatoria en la estatua de San Martín que está en el Parque de Mayo (sobre Libertador) y desde allí habrá un recorrido hasta calle Mendoza (sin vuelta en Plaza 25 de Mayo), regresando por Ignacio de la Rosa hasta Las Heras, rumbo a la intersección con Libertador (para realizar un corte temporal de la misma frente a Legislatura provincial), según informaron.

 

El argumento de la oposición a la futura medida es porque "no concordamos en que se trata de una ley carente de sentido práctico, que solo va a generar inconvenientes a ciudadanos comunes que utilizan motos como medio de movilidad. Proveen al motochorro de una herramienta para camuflar su accionar delictivo, ya que si no es aprehendido sólo queda la referencia de la patente falsa, que puede ser la de cualquier dueño de un moto vehículo en regla".

 

La iniciativa del Ejecutivo nacional, que busca regularizar la situación de más de siete millones de motos, fue presentada días atrás por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. "En todas las estaciones de servicios del país, el servicio de carga de combustible se va a tener que hacer con el casco. Para nosotros va a ser muy importante para poder tener un control sobre las motos”, destacó la ministra.

 

En los últimos años crecieron los robos con motos, alcanzando el 60 por ciento de los delitos cometidos en algunas provincias. Como las motos permiten una huida rápida, hasta ahora resultaba muy difícil reconocer a los autores.

 

Además, la medida impactará en la disminución de la tasa de accidentes porque los otros vehículos van a poder reconocer a las motos a distancia. La reforma no será de aplicación inmediata, ya que se prevé un plazo estimado de tres meses para que los conductores de motos se adecuen al nuevo sistema, así como “un período en el Registro Nacional de la Propiedad del Automotor para que se registren quienes aún no tienen las patentes”, confirmó Bullrich.

 

“Además, el plan de control de las motos va de la mano con el control que se está haciendo a partir de hoy en todo el microcentro donde no solamente se van a identificar motos mal estacionadas sino levantar motos sin patente”, agregó Rodríguez Larreta.

 

Una vez vigente, su incumplimiento será considerado como una falta grave a la Ley Nacional de Tránsito, por lo que la moto quedará inmediatamente retenida y, si el titular no la retira dentro de los 60 días, va a ser descontaminada y compactada.

 

Esta normativa rige en la provincia de Buenos Aires desde 2014, en tanto que en Capital implicará una modificación en el decreto reglamentario de la ley de Tránsito, mediante un nuevo decreto.

 

En Capital Federal, el antecedente en este sentido data de 2010, cuando en la Legislatura se discutió la prohibición en todo el ámbito de la Ciudad, durante el horario bancario, la circulación de más de una persona en todo tipo de motocicletas. En ese momento hubo una serie de iniciativas, entre ellas una del entonces diputado Daniel Amoroso, y otras de los diputados Juan Pablo Arenaza, Martín Ocampo, Gerardo Ingaramo y Claudio Palmeyro. Pero en ese momento no prosperó.

 

Ahora, dentro del cambio, se incluirá otro punto que también refuerza la medida, y que plantea la posibilidad de que cada municipio decida la prohibición, o no, a los motociclistas de llevar un acompañante. Así, cada provincia tendrá la potestad de solicitarle a sus distritos la implementación de horarios y zonas donde esté prohibida la circulación de motos con más de una persona a bordo.

 

En ese sentido, Tucumán ya hizo punta enviando a sus legisladores un borrador de medidas que apuntan a combatir la actividad delictiva de los motochorros. La propuesta incluye la prohibición de circulación para dos hombres arriba de una moto, no así, la de un hombre y una mujer.