Marcos Antonio Lucero tiene una herida abierta que quiere cerrar. Con tan solo 6 meses, fue entregado por su madre a una familia, y ahora, a sus 32 años, sueña con reencontrarse con ella.

 

Según lo que pudo averiguar, la mujer se llama María Rosa Silva, tendría unos 50 años y vivió en Chimbas, pero se habría ido de la provincia. 

 

Cuando Marcos tenía 6 meses de vida, con el pretexto de que no lo podía tener, su mamá lo dejó con la familia Cortéz, quien a su vez lo entregaron a los Lucero, su familia adoptiva final.

 

Después de 32 años, el hombre inició una incansable búsqueda para dar con María Rosa y saber si tiene hermanos.

 

Ante cualquier dato comunicarse con Marcos al 264-5505091.