Una casa es la edificación que mayor seguridad brida a una familia. No tenerla o correr el riesgo de perderla, causa un malestar que sólo puede atestiguar una persona que pasó por esa situación. Este es el caso de Daiana Muñoz, una vecina del asentamiento Santa Barbara –Mendoza e inmediaciones de Benavídez-, en Capital. Ella y sus 4 hijos están pasando por uno de los momentos más difíciles de su vida. Durante el mediodía de este viernes, la rudimentaria vivienda que habitan se derrumbó.

La familia entera corre el peligro de quedarse en la calle. Según comentó Daiana, ella y sus hijos fueron testigos presenciales de cómo se caía la pared del baño de su casa, que, a la vez, es la pared divisoria con la vivienda de su vecino. Con desesperación, llamó a Bomberos, quienes acudieron y, con mucho esfuerzo y algo de astucia, acuñaron un poco las paredes.  Una solución contingente que podría fallar de un momento para otro.

La frase es dura y basta imaginar a Daiana abrazada a sus hijos en medio de los escombros para darse cuenta del dolor y la inseguridad que marcará a este humilde hogar.  “Estoy muy triste porque no tenemos donde dormir esta noche”, dijo entre sollozos. La incertidumbre carcome a Daiana, quien se encuentra desocupada desde hace un tiempo y no sabe cómo va a hacer para poder poner un techo firme y protector sobre sus hijos.

Para realizar algún tipo de ayuda, comunicarse con Daiana Muñoz: 2644445451.