"La sonrisa de un adulto rompe barreras, pero la sonrisa de un niño derrite el corazón", fue la frase con la que excusó Rodolfo Cordiglia sobre el gesto solidario que tuvo con los niños de El Encón.
 

 

En diálogo con DIARIO DE CUYO, el sanjuanino excombatiente de Malvinas y retirado de las Fuerzas Armadas contó que hace 8 años volvió a la provincia luego de estar viviendo en Bahía Blanca.
 

Rodolfo ingresó en el año 74 a la carrera naval y cumplió con sus 35 años de servicio. Luego de retirarse regresó con su familia y se asentó en Rivadavia con su esposa y tres hijos. "Hace 4 años perdí a mi mujer y sentí un gran vacío en mi corazón", expresó con dolor Rodolfo.
 

Contó que el 20 de noviembre cumplió 60 años y quería hacer algo especial. "Mi esposa trabajó mucho con los niños y la familia por eso decidí pedirles a mis amigos y familiares que me regalaran juguetes", destacó.
 

 

Y de esa manera inició la idea de entregar lo que recibió con quienes menos tienen. "No hay mejor regalo que la felicidad de un niño", dijo emocionado.
 

Pero la historia no termina allí, Rodolfo pensó en muchos lugares para ir y en uno de sus viajes a San Luis decidió que la localidad de El Encón era la elegida.
 

"Nos fuimos en la madrugada y llegamos justo para cuando despertaron los niños. Cuando estás ahí te das cuenta de muchas realidades", remarcó.
 

Finalmente, Rodolfo dijo que se vino "con el alma llena" y no dejó de agradecer a sus hijos Nicolás (30), Miguel (27) y Emanuel (20), sus amigos y familiares por acompañarlo a vivir "una experiencia inolvidable y que seguramente se va a repetir".