Hoy se cumplen 102 años del nacimiento de una de las figuras políticas más destacadas del país y lider del movimiento justicialista, junto a su esposo, el presidente Juan Domingo Perón. Eva fue reconocida por el pueblo como “la abanderada de los humildes”, por su importante influencia en los sectores más vulnerables de la Argentina.

Evita se convirtió en como un ícono de la solidaridad y de la entrega absoluta a favor de los más desprotegidos. Su figura puede cosechar admiración o rechazo, pero nunca indiferencia.

Sola o acompañada por Perón, Evita visitó la provincia en tres oportunidades. La primera, casi de incógnito, la segunda para recorrer obras y participar de un acto en el Estadio Abierto ante unas 60 mil almas. La tercera y última, para despedir a su gran amigo, el gobernador Ruperto Godoy, quien había fallecido un día antes de un fulminante ataque al corazón. 

Los pasos de Eva por San Juan