Los jardines ingleses, franceses, italianos y el paisajismo actual utilizan en el diseño este arbusto que posee todas las mejores condiciones tanto de vida como ornamentales. El Buxus sempervirens o Boj es un arbusto perenne que responde muy bien a la poda, que puede plantarse tanto al sol como a la sombra, que crece bien en suelo bien drenados y que resiste tanto el frío como el calor. Tal vez todas estas virtudes han hecho de este simple arbusto, una planta que ha trascendido modas a lo largo de los años, y hoy puede verse tanto en jardines clásicos como en jardines modernos. 


Cuenta con una gran cantidad de de especies y variedades, es lento pero una vez que brota y va creciendo se consolida para toda la vida. Genera una estructura única y permanente en el jardín, pudiendo utilizarlo de cerco, de fondo, de bordura, y, además se obtienen figuras geométricas y volumétricas. 


  
Cómo obtener una planta de gajo 
  
Tan noble es que sus gajos enraízan lento pero seguro (hay que tener paciencia) y en un par de años podemos contar con unos pequeños arbustos listos para plantar en el jardín o en macetas.  


Los gajos o esquejes pueden tomarse prácticamente en cualquier época del año, aunque se recomienda hacerlos en otoño o primavera. Otro consejo que da Clara Billoch es que cuando se trata de gajos debes hacerlo cuando la Luna se encuentra en la fase Llena (de Llena a Cuarto menguante). Se eligen los esquejes semileñosos (ni muy tiernos, ni muy viejos). Se eliminan todas las ramitas y hojas basales, y de la parte superior corto bastantes para que no se deshidraten lo gajos (recuerda que no tienen raíces). 


A pesar de que en general enraízan bien, un poco de hormona de enraizar no les viene nada mal para ayudarlos en el proceso. 


Pueden usarse macetas de barro o las de plástico que son mejores porque retienen mejor la humedad. Unos hierros doblados sirven para armar una mini estructura que pueda sostener un plástico. 


Hay que regar muy bien el sustrato, ya que si bien la turba es liviana y fundamental para el enraizado, debe hidratarse bastante una vez plantados los gajos, ese paso le sirve para asentarlos bien. 


Puede usarse una bolsita o cualquier plástico transparente para cubrirlos o botellas de plástico vacías. 
Al cabo de un par de meses o tal vez un poquito más , los gajos empiezan a brotar , eso es una buena señal de que han echado raíces al fin. 


 
Un nuevo arbusto 
  
Si todos los gajos enraizaron, entonces podemos festejar y levantarlos con cuidado para no dañar las nuevas raicillas, y colocarlos en macetas con un buen sustrato en una mezcla de compost o humus de lombriz. 


A medida que van creciendo se cambian a macetas más grandes y comienza la etapa de formación (si es que se les quiere dar una forma especial). 


En esta instancia la poda se hará con tijeras chicas, porque las plantas son chicas. Para formar plantas compactas deberán podarse desde pequeñas. 


Aunque duela, si el objetivo es hacer unas bochas compactas, la poda debe hacerse sin dudar, dos veces al año al menos y hacer que la planta vaya creciendo de forma pareja. 


En este caso estos buxus llevan un año en estas macetas relativamente pequeñas y si me interesa que crezcan más, tengo que cambiar el sustrato y darle un aporte de compost o humus de lombriz, y aprovechar para desenredar un poco las raíces y eventualmente podarlas también.

 

Fuente: Clara Billoch