La cosecha de aceitunas 2011 que comenzara en febrero pasado, se ha convertido en noticia, no por la excelente calidad de las olivas obtenidas, ni mucho menos por la recuperación de los volúmenes de cosecha, sino por el hecho de que aproximadamente de un 10 a un 20% de la aceituna está quedando en las plantas por la falta de mano de obra.

Es que la gente no quiere trabajar, señalaron los olivicultores. Los planes sociales actúan como diques de contención de la energía laboral de los otrora cosechadores y trabajadores rurales y ni siquiera las mejoras pautadas en la retribución de la zafra, han solucionado la mano de obra.

Ya va finalizando la cosecha de las variedades conserveras y doble propósito que este año fue destinada a mesa. En abril comienza la recolección en variedades aceiteras y, al parecer, los números no cierran.

En líneas generales la presente campaña arroja las siguientes características:

* El volumen de cosecha se recuperó de las malas campañas y aumentó de un 30 a un 40%, según la zona.

* La cosecha viene muy lerda por la falta de mano de obra.

* Los precios pagados al productor van desde los U$S 0,40 a 0,50 según la variedad y la calidad de la aceituna conservera. Para la aceitera se rumorea un piso de U$S 0,30.

* El costo de cosecha oscila entre los $0,80 y $1.

* El mercado brasilero, principal demandante de la aceituna conserva y del aceite de oliva argentino, por ahora no da señales y todos esperan a mayo.

* Los precios y la demanda de la aceituna aceitera continúan bajos para la presente campaña por el preocupante contexto internacional.

Desde el olivar

Para el destacado consultor olivícola enólogo Daniel Dates "la campaña viene muy lerda, por la falta de mano de obra. La gente no quiere perder sus planes sociales y en consecuencia no quiere trabajar".

Agregó preocupado que "en la conservera se nota más la falta de cosechadores y evidentemente no vamos a terminar su cosecha porque la aceituna ya está en el envero.

Consultado por los valores pagados al productor por la aceituna conservera indicó que los precios van de U$S0,40 para la variedad Changlot y U$S 0,48 por kilogramo para una Manzanilla, agregando que en el caso de la variedad Arauco, el kilogramo podría llegar a costar los U$S0,50.

Respecto de la demanda internacional de aceituna, Dates comentó que "por ahora la demanda no se despierta. Hay que esperar a Brasil que arranca en mayo".

Respecto del inminente inicio de la temporada de la aceituna aceitera, consideró que la misma será muy problemática no sólo por la falta de mano de obra para cosechar, sino también por el duro impacto de la inflación en los costos de producción, y lo que es peor el bajo precio de la oliva por la caída en los valores internacionales del óleo.

Desde la fábrica

El ingeniero Fabián Famar, gerente de Agroindustria Andina SA, indicó a Suplemento Verde de DIARIO DE CUYO que "el aumento del volumen de aceituna aceitera tiene una doble lectura. Por un lado está la recuperación natural de los rindes luego de dos años malos por el clima. Por otro, está el hecho de que muchas olivas fueron derivadas a conserva por sus mejores precios".

Indicó que "el ritmo de cosecha viene mal, no hay gente para cosechar y la aceituna pasa del verde al negro y del negro al aceite quedando en la planta nomás", agregando que "también en precios viene mal, porque el aumento de costos se acerca a los bajos precios de la aceituna".

En materia de precios internacionales indicó que "para esta fecha esperábamos precios para la conserva de U$S 1.350 y si se vende, es a U$S 1.150, aproximadamente".

Famar finalmente indicó que "afortunadamente la calidad, el calibre y la sanidad de las olivas han sido muy buenas. Esperamos a mayo cuando aumenta la demanda de la oliva de mesa".