Así como Melchor, Gaspar y Baltazar llegaron a Nazareth cargados de bolsas con oro, incienso y mirra para Jesús recién nacido; un grupo de profesionales de ACYA, la Asociación de Cocineros y Afines de San Juan, de algún modo, imitará la historia bíblica, desembarcando en La Bebida, con un cargamento de ollas, sartenes, quemadores y cuánto alimento sea posible para compartir una comida con los chicos del Comedor Virgen de Guadalupe. Así se celebrará el día de Reyes, el próximo 6 de enero. 

 

Foto: Archivo Diario de Cuyo 


Claro que ellos no están solos en esta hazaña solidaria que tendrá como destinatarios a los 60 niños que a diario van a comer a ese espacio comunitario. Tienen el respaldo de los restaurantes y catering en los que trabajan, reciben ayuda de algunos de sus proveedores pero además piden la colaboración de todo aquel que quiera acompañarlos para conmemorar un día especial sin que falte nada. Es más, la idea de los organizadores -los chef Diego Sendra de Burger & Table y Karen Cortez de Cruz Restó- es recibir donaciones de alimentos, calzado, ropa y elementos de cocina que puedan utilizarse todo el año y que no se acaben en una sola jornada (ver Se va la segunda). 


Estos profesionales parten de la premisa que cocinar es lo mejor que saben hacer. Entonces pensaron en ponerse en acción para "sacarles una sonrisa a quienes más lo necesitan', una frase que hace las veces de slogan de la asociación que en agosto pasado hizo algo similar pero en el Hospital de Niños y para celebrar el Día del Niño. 


"Los chefs trabajamos mucho todo el año, escondidos dentro de las cocinas, nos perdemos fiestas familiares, eventos importantes, feriados, cumpleaños. Vivimos de noche, dormimos de día. Cocinar es el modo que elegimos para ayudar y para devolver a la sociedad lo que tanto nos da. Estas acciones nos llenan el alma, lo hacemos con amor. Y si podemos transmitir emociones en un restaurante, mucho mas lo hacemos con los chicos que mas necesitan'', dice el chef promotor de la idea al que se sumaron, además de Karen, Federico Castro (de la Panadería del Alto), Germán Leuzzi (que tiene su propio servicio de catering para eventos), Gonzalo Quiroga de Toro Cocina Española y Guillermo Almirón (también trabaja para eventos desde su catering). También ya han comprometido su aporte los dueños de Jhonny B. Good, Albero, Burger & Table, Itamae, YPF San Miguel y Libertador.  


Según el menú previsto, los 60 niños del comedor tendrán un almuerzo diferente: pollo al horno con papas y ensalada, fajitas de cerdo y gelatina con frutas y helado de postre. 


Como el lugar -el lote 20, sobre la calle Santa Cruz, en Rivadavia- no tiene ni los elementos necesarios ni la disponibilidad para preparar tantos platos juntos, todos chefs comprometidos con la iniciativa no solo se reunirán para hacer sus preparaciones, sino que además montarán por esa vez las hornallas y dispondrán de sus propios utensilios para cocinar c con ayuda de Mercedes Pérez que es la fundadora y quien está a cargo del comedor y Claudia Frías, otra vecina del lugar que presta parte de su terreno para que esta gran idea pueda concretarse.  


Quieren que sean unos Reyes distintos, con ayuda de todos, sin lugar a dudas lo lograrán. 
 
 


Se va la segunda 


 
En agosto del 2016, fue la prueba de fuego para la Asociación de Cocineros y Afines. En una movida solidaria similar, cocinaron durante 5 horas para más de 500 personas que por diferentes razones pasaron por el patio del Hospital Rawson. Fueron más de 30 los chef que se sumaron y muchas personas que anónima y desinteresadamente les hicieron llegar donaciones para cumplir con el objetivo de celebrar con "algo rico' el Día del Niño. Hubo mucha música, payasos y entretenimiento. 


Y, tantas fueron las satisfacciones que ahora pretenden repetirlo con el comedor de La Bebida. 


Irán 6 de enero a las 10 para empezar a calentar hornallas, para tener todo preparado para el mediodía. 


Antes que eso recibirán donaciones en Cruz Restó, en Urquiza y Libertador, todos los días, a partir de las 19 horas. 


Para llevar al comedor necesitan: ropa y zapatillas de todos los talles, pero también mesas, sillas, artefactos de cocina, heladera para equipar el comedor. Además de colchones y alimentos no perecederos para que "los niños puedan alimentarse bien todos los días', asegura Diego Sendra, en su pedido.