Por: Juan Carlos Lopresti
[email protected]


Seguramente son numerosas las familias que han viajado en auto o en avión con sus pequeños, siendo estos verdaderos privilegiados ya que con muy corta edad pueden hacer sus primeros viajes a otros países.


De todas maneras hay que tener en cuenta varios consejos para que el viaje sea placentero, tanto para el niño como para sus padres y también para el resto de los pasajeros que a veces tienen que soportar el llanto continuado de algunos niños.

Vale recordar que los bebes de entre 8 días a 2 años no pagan y tampoco ocupan asientos por lo que deben viajar en la falda de sus padres con todo lo que ello significa. No obstante hay algunas compañías aéreas que poseen, delante de la primera fila de asientos, frente al divisorio de cabinas, unos soportes para colocar una cunita donde el niño pueda dormir y descansar mejor. La reglamentación vigente dice que el niño no debe tener cumplidos los dos años antes de viajar pero si los cumple antes del regreso, deberá pagar el asiento para ese tramo de vuelta. Tampoco tiene derecho a equipaje en bodega y sus padres podrán llevar hasta dos bultos de mano con no más de 10 kg en los cuales pondrán los alimentos para el niño durante el viaje. Además deberán tener su propio pasaporte .


Es aconsejable en el caso de los más pequeños llevar su chupete a mano, algún caramelo para evitar los dolores de oído que suelen producir al despegar y aterrizar los aviones, líquido para hidratarlo, también alguna crema hidratante sobre todo si el trayecto es largo, ropa de recambio y algún juego para distraerlo y mantenerlo contento sin abusar de las tabletas o videos. También se puede llevar el carrito del niño hasta la puerta del avión donde el personal de a bordo lo colocara en un lugar seguro hasta la llegada a destino. En todos los casos, las familias con niños tienen prioridad para subir al avión.


Belén, viajera cordobesa, con experiencia en viajes largos con sus dos pequeños nos cuenta que "siempre deben viajar en la butaca pegados a la mama, si son mayores de dos años, con chupete o comiendo algún algún alimento que ayuda a la descompresión que sienten en los oídos al despegar, también les llevo algún juguete preferido al que puedan aferrarse, entretenerse o distraerse. Además les preparo galletas, turrones y alguna comida preferida. Si toman biberón, te dejan subir con su leche fluida o en polvo y luego se puede pedir a las azafatas, agua caliente para prepararla. NO olvidarse una muda de ropa completa, sobre todo si es bebe de pañal, ya que si vomitara o hiciera sus necesidades hay que prever cambiarlo completamente. Si al subir, el niño estuviese dormido, intentar colocarle el cinturón sin despertarlo y así ni se dará cuenta del despegue.". El problema es cuando lloran y el resto de los pasajeros duermen. Entonces allí los padres deberán aplicar sus mejores técnicas para calmarlo y evitar así el disgusto de los demás viajeros.

Pueden viajar solos


Los menores de dos hasta 13 años deberán viajar siempre acompañados por un mayor de 18 años, y de 14 a 17 años podrán hacerlo solos, aunque deberán estar acompañados en el aeropuerto con alguno de sus padres o tutor dos horas antes de la partida del vuelo. En algunas compañías se exige la firma de un documento donde no se responsabiliza por cualquier inconveniente que puedan tener los menores durante el vuelo, ajenos a su propia responsabilidad, valga la redundancia.


Los niños de padres divorciados deberán cumplimentar algunos requisitos legales para el caso de que uno de ellos desee llevar a su hijo fuera del país. Se trata de un permiso para viajes al exterior donde consta el consentimiento del padre o la madre que puede ser obtenido en cualquier sede policial mediante un formulario una semana antes de la fecha prevista. En ese documento constaran el nombre y apellido del niño y de los padres, fotocopias de los DNI de todos, libreta de familia y fotocopias de los billetes de ida y vuelta. En caso de que los padres se encuentren en conflicto debido a su separación, deberán cumplimentar otros requisitos legales.

Los viajes en auto


Estos viajes suelen ser más familiares y dentro del país en la mayoría de los casos, especialmente durante las vacaciones. De cualquier forma se deben tomar ciertas precauciones para que los niños viajen cómodos y seguros. En primer lugar es necesario tener el auto en perfectas condiciones para circular por rutas, a veces no muy seguras y más aún si el trayecto hasta el destino es largo. En todos los casos se debe contar con una sillita perfectamente ajustada al anclaje y que los arneses no queden retorcidos o doblados que puedan causarle alguna lastimadura al pequeño. La cabecita no debe asomar por encima del respaldo del asiento del auto y según algunos expertos, es mejor colocar la silla en sentido contrario a la marcha del vehículo ya que son más seguras. También se aconseja hacer paradas cada dos horas más o menos para que el pequeño pueda estirar las piernas al igual que el conductor y tomar aire. Durante el trayecto, si no se duerme, es bueno entretenerlo con algún juego, cuentos y canciones, y llevar siempre una muda de ropa limpia, biberón y comida. Si el viaje es de noche, la cena para el niño debe ser liviana aunque eso no es obstáculo para llevar agua, jugos y su comida preferida por si tiene deseos de comer durante el recorrido. De esta forma se podrá llegar al lugar elegido para pasar las vacaciones sin contratiempos.